Crítica: Invincible (Invencible) (2021)

Volver al indice de críticas por género / una crítica del film, por Alejandro Franco


3 atómicos: buenaUSA, 2021: Steven Yeun (Mark Grayson / Invencible), Sandra Oh (Debbie Grayson), J.K. Simmons (Nolan Grayson / Omni-Man), Zazie Beetz (Amber Bennett), Kevin Michael Richardson (los gemelos Mauler), Walton Goggins (Cecil Stedman), Gillian Jacobs (Evatomika), Zachary Quinto (Robot)

Creada por Robert Kirkman, basado en su propia novela gráfica

Trama: El planeta está protegido por legiones de superhéroes. La mas prestigiosa está conformada por los Guardianes del Globo del cual Omni-Man es el mas poderoso de todos. Pero un día los Guardianes del Globo son asesinados y Omni-Man queda seriamente herido. Llevado en secreto a un bunker por la Agencia Global de Defensaquienes supervisan a los superhéroes y les encomiendan misiones estratégicas para la seguridad mundial -, Omni-Man comienza un lento proceso de recuperación. Pero Omni-Man no es un individuo que viva en una burbuja. Lleva una existencia anónima y terrenal como Nolan Grayson, está casado desde hace décadas con una terrestre y tiene un hijo, Mark, el cual ha comenzado a manifestar sus superpoderes a los 17 años. Pero Mark es un chico muy conflictuado: no le va bien con las chicas, siente que su padre no lo aprecia lo suficiente y es muy torpe como superhéroe. Sin embargo la Agencia ha puesto los ojos en el muchacho ya que la versión de su padre – de que una banda de asesinos superpoderosos los ha atacado y que él sobrevivió de milagro – no resulta creíble. Y si eso fuera cierto, la alternativa sería espantosa: ¿que pasaría si el Dios protector de la Tierra se hubiera vuelto loco, hubiera asesinado a quienes podían hacerle frente y no hubiera arma ni ser superpoderoso capaz de detenerlo?. Es por eso que la AGD vigila los pasos de Mark – que ha adoptado el seudónimo de Invencible para sus andanzas como superhéroe -, ya que cree que es el único capaz de detener a Omni-Man… en caso de que ocurra el peor de los escenarios.

Crítica: Invincible (Invencible) (2021)

Invencible no es ni por asomo la peor aventura animada de superhéroes pero… rayos… deberían haber hecho algo superior con la idea de un Superman loco devenido sangriento asesino. Hay alguna buena idea aquí y allá pero el resto es pura letanía – melodrama Marvel de segunda con héroes conflictuados, sólo que no le interesan a nadie – y lo único que te sacude la modorra son los cinco minutos finales de cada capítulo donde ocurre algo atroz. Pero en sí no hay nada demasiado memorable en Invencible, siendo a lo sumo un pasatiempo menor que desperdicia una enorme cantidad de recursos (y que podrían haberse aplicada a algo mucho mucho mejor).

Asumo que el que lee esto viene a sacarse el mal gusto de la boca después de ver una temporada inconclusa – uno se come 8 capítulos y la historia no llega a ningún lado, solo se detiene con una gran interrogante: vaya servicio a los espectadores -, así que planto el gran cartel rojo de (alerta spoilers). El mundo de Invincible es un clon de el de DC Comics con alguna que otra inclusión dadivosa de un superhéroe paralelo tipo Marvel. Hay un Superman, un Batman (menos inteligente y oscuro de lo que uno espera), un Shazam, una Mujer Maravilla e incluso un Flash que no tienen empacho en no camuflarlo de ninguna manera – es un velocista con un traje atlético rojo! -. Forman una suerte de Liga de la Justicia y combaten villanos interdimensionales y amenazas de todo tipo todo el tiempo. Un día el Superman de este universo se chifla, masacra al resto de la Liga y se hace el malherido mientras alega un atentado de alguna fuerza oscura de origen desconocido. En el medio hay una DEO (o como se llame la agencia tipo Hombres de Negro de Supergirl) que supervisa todo lo alienígena / superheroico que ocurre en el planeta y a los cuales la historia del Superman bigotudo / suerte de J. Jonah Jameson con esteroides kriptonianos no le convence. Mientras tanto este Supie tiene esposa e hijo humanos, y al pibe se le despiertan los superpoderes cuando araña los 18. Así que, además de la conspiración del Supie demente / asesino sangriento se le suma una historia de origen con el flaco descubriendo su lugar en el mundo como superhéroe recién llegado al género.

(continúan los spoilers) Uno puede ver las intenciones de Robert Kirkman acá. Primero, ser lo mas salvaje e iconoclasta posible con la figura de Superman – vamos… ¿quien no pensó alguna vez que Supie puede ser salvaje con los enemigos de la Tierra arrancándoles las cabezas o rebanándolos al medio con su mano?? -. Segundo, compensar esto con la historia del hijo, el cual viene a ser una especie de Superboy by Marvel. El pibe llega tarde al laburo, al estudio, le va mal con la novia – encima es mitad asiático y tiene una novia morena y un amigo gay como para mostrar que la diversidad esté al palo – y va a los ponchazos con sus tareas de superhéroe. El drama es que todo esto no es muy interesante – es el mismo histeriqueo a lo Peter Parker de los comics / films, solo que Kirkman no es Stan Lee – y devora tiempo. Devora mucho tiempo. Uno quiere ver a donde vamos con la historia de la conspiración con Superman / Omni Man asesino y solo tenemos cinco minutos de avance por capítulo. Encima le agregan un segundo equipo de superhéroes adolescentes (Teen Titans?) que viene en reemplazo de la Liga masacrada, la historia de un robot seudo conspirador que tampoco desemboca en ningún lado, una invasión a la Tierra que no llega… Honestamente si uno analiza lo que compone la historia – esto es, un alien superpoderoso miembro de una raza de extraterrestres conquistadores que viene a debilitar la Tierra… ¿haciendo de superhéroe y salvando vidas?… que se toma… ¿casi 20 años para desatar su plan maquiavélico luego de enamorarse, formar familia y tener hijos, engendrando al único ser que le puede hacer frente cuando dicho plan malévolo lo podía haber implementado 20 años atrás sin que le remordiera la conciencia y arrasando la Tierra, la cual era una completa desconocida… amen de no fomentar que se genere una organización militar supersecreta que tiene armas de ultima generación y que puede formar toneladas de equipos de superhéroes en un santiamén, complicando el plan inicial de invasión? – un montón de cosas no tienen sentido. Parece que la gracia de Invencible consiste en ver a este Superman bañado en sangre y tripas pero no hay otra cosa, salvo meter ideas de relleno hasta que se cumpla la cuota de 8 capítulos pactados con Amazon.

(siguen los spoilers) En sí Invencible no es mala. El cast principal es un desperdicio, todos parecen dormidos y los que descollan en la perfomance vocal son precisamente actores mas baratos o sin el brillo de J.K. Simmons o Sandra Oh como es el caso de Clancy Brown (que hace un hibrido Hellboy / Constantine formidable pero que desaparece demasiado rápido de la trama), Zachary Quinto como el robot guardián frío y calculador que tiene su propia agenda y Jason Matzoukas, que pone la cuota de humor y parece ser el único que está vivo en todo el elenco. El resto es anónimo, un desperdicio de dinero, grandes actores que no pueden revivir una sarta de personajes chatos. (fin spoilers)

Odio considerar a Invencible como el anticipo de una segunda temporada; la historia debería haber terminado o haber avanzado substancialmente con 8 capítulos. La tensión de la conspiración se diluye con la aburrida rutina diaria de Superboy / Peter Parker (la monótona novia que compone Zazie Beetz, sabor del momento, definitivamente no ayuda a mejorar el ritmo). Los últimos dos capítulos prometen mucho, entregan poco y la historia simplemente se corta hasta la próxima temporada. Considerando que esto lo produce Seth Rogen / Evan Goldberg – los mismos de Preacher y The Boys – debería haber resultado en algo mas innovador y ultrajante en vez de una rutinaria de superhéroes condimentada con ráfagas de ketchup. Porque, además del rojo, Invencible no tiene nada mas que aportar al género – el cual parece estar cayendo en un nivel de saturación; ¿recuerdan la Bondmanía y las películas de euroespías de los años 60? ¿Cuántas cintas de espionaje se hacen hoy en día? Ese parece ser el final anunciado del género en el corto / mediano plazo, especialmente cuando Marvel pierda la chispa inicial (y las últimas series como WandaVision y Falcon y el Soldado de Invierno parecen estar marcando ese camino de vuelta) -. En todo caso es un entretenimiento pasable, con alguna que otra sorpresa pero no trae ningún aporte substancial bajo la manga.