Crítica: Harley Quinn (2019 -)

Volver al índice de críticas por año / una crítica del film, por Alejandro Franco

5 atómicos: excelenteRecomendación del EditorUSA, 2019: con las voces de Kaley Cuoco (Harley Quinn), Lake Bell (Hiedra Venenosa), Alan Tudyk (Joker / Cara de Barro / personajes varios), Ron Funches (King Shark), Tony Hale (Dr. Psycho), Matt Oberg (Hombre Cometa), Jason Alexander (Sy Borgman), Diedrich Bader (Batman), Christopher Meloni (comisionado Gordon)

Creada por Justin Halpern, Patrick Schumacker & Dean Lorey, basados en los personajes de DC Comics

Trama: Harley Quinn está harta del Guasón. Llegando a la inevitable conclusión de que el Príncipe Payaso del Crimen solo la manipula y no la ama, ha decidido dejarlo y le pide refugio a su eterna amiga Poison Ivy. Sin propósito en el mundo – ya que toda su vida estaba dedicada al Joker -, Harley se ha puesto como objetivo convertirse en una super villana respetada y temida, y para ello debe fichar en la Legión del Malel sindicato de super villanos que tiene a mal traer al mundo libre -. Pero Harley es mas salvaje y entusiasta que organizada y, luego de armarse una pandilla con perdedores – un enano misógino con poderes mentales; un viejo con partes cibernéticas postrado en una silla de ruedas; un modosito tiburón mutante y un histriónico metahumano que se la jacta de gran actor – todos sus intentos de dar un gran golpe culminan en rotundos fracasos. Es Ivy quien siempre termina salvándole las papas del fuego y redimiendo sus acciones; y aunque Harley es frustrante e insoportable, hay un dejo de sinceridad que termina conmoviendo a la reina de las plantas… hasta el punto de despertarse entre ellas un fuerte sentimiento romántico.

Crítica: Harley Quinn (2019 -)

(Batman, sufriendo las secuelas de que un edificio entero se le cayera encima) – ¡Debo salvar Ciudad Gótica!. ¡La gente está aterrada y yo soy su única esperanza!

(Alfred) – Bueno, pero su espíritu hace cheques que su cuerpo no puede cobrar. Además, hasta que no se pueda parar solo y defeque sólido yo no lo voy a dejar salir a corretear con su traje y sus juguetes caros.

Es fácil entender el por qué Harley Quinn es extremadamente popular. Las chicas admiran su actitud de chica anarquista, independiente y sexualmente libre; los varones festejan su imagen sexy y sus sangrientas ocurrencias. Nacida en 1992 de la mano de Bruce Timm y Paul Dini – como foil romántico del Joker para la serie animada de Batman – pronto acaparó la atención de todo el mundo, tomo entidad propia, se volvió una favorita de los fans y se convirtió en un sorpresivo éxito editorial vendiendo mas ejemplares que Mujer Maravilla y quedando tercera detrás de Batman y Superman en el ranking de ventas de la editorial. Y con el auge de Escuadrón Suicida (2016), qué mejor idea de aprovechar el envión y despacharse con una serie animada exclusiva para ella, una sin ataduras creativas y plena de talentos vocales como sólo DC puede hacer. Esta versión 2019 de Harley es una mezcla entre Teen Titans Go! y Deadpool, con el humor autorreferencial sobre el género, algunos momentos inesperadamente profundos y muy logrados, mucha carnicería y brutales chistes profanos. Cosa curiosa, el combo funciona mucho mejor de lo esperado. No solo Harley Quinn tiene una gracia formidable para fans del género y neófitos sino que entiende a la perfección sus personajes y los trata con cariño y respeto. No, no es la historia de una loca haciendo bardo en Ciudad Gótica; Harley Quinn es, ante todo, una historia romántica inesperadamente emotiva donde los cráneos aplastados, la masacre y la dominación del mundo son meros detalles al pasar cuando se trata de amor entre dos personas.

Ok, no soporto a Kaley Cuoco – como comediante me parece reservada a una sola nota – pero acá se luce aunque se la pase gritando demasiado. Su Harley no es la dulce muñequita de trapo con ráfagas de ultraviolencia de Margot Robbie sino una bardera profesional que bordea el terrorismo por despecho. Primero quiere ganarse un nombre como villana – para decir que ella sola es algo mas que la compañía colorinche del Joker -y, segundo, porque es una atropellada que no tolera un no por respuesta – y por eso vive metiendo la pata una y otra vez con sus improvisados exploits -. Al lado de ella Hiedra Venenosa (Lake Bell) es una intelectual de laboratorio, un páramo de sentido común y pragmatismo que se lleva de patadas con la anarquía de Harley. Curiosamente es una química que se complementa y que la serie, tal como el comic, termina por convertir en una relación romántica. Y por más que todo esto sea un disparate, resulta curioso que los desencuentros románticos entre Hiedra y Harley te terminan importando mucho mas de lo esperado hasta el punto que estás rogando que estas dos terminen juntas de una vez ya que el sentimiento es mutuo, sincero y profundo.

La primera temporada está buena pero la segunda es definitivamente imperdible. Harley tiene una banda de incompetentes como secuaces, los cuales son una delicia: el rabioso Doctor Psycho (Tony Hale), el intelectual King Shark (Ron Funches), un quejoso casero cibernético (Jason Alexander!) y frustrado actor Cara de Barro (Alan Tudyk, el cual se multiplica en roles de la serie incluyendo el Joker). A ellos se suma la galería de bati-villanos en versiones delirantes como un atolondrado Bane (James Adomian, el cual la pasa bomba ridiculizando el terrible acento que inventó Tom Hardy para El Caballero de la Noche Asciende), un quejoso acertijo (Jim Rash, el cual me gustaría verlo en versión live actión ya que tiene el physique du rol para el personaje) o un retorcido Dos Caras (Andrew Daly). Pero si Harley y la banda de secuaces idiotas que la sigue te deslumbran, esperá a ver el increíble comisionado Gordon que hace Christopher Meloni:  fracasado, deprimido, un tipo capaz de llamar a Batman para contarle sus problemas maritales y que vive ahogando sus penas en una botella.

Pero es en la increíble segunda temporada donde todo vuela por los aires. Tanto rompe Harley que termina desatando (sin querer) el apocalipsis en Ciudad Gótica al final de la primera temporada, dejando fuera de combate a Batman y convirtiendo a la ciudad en tierra de nadie. Lo que sigue es la lucha a muerte por controlar alguno de los barrios que los supervillanos sobrevivientes del apocalipsis tienen en su poder… lo que genera uno de los mejores arcos dramáticos de la serie. He aquí un origen creíble y heroico de Batichica e incluso Batman – tomado para la chacota con la voz de Dietrich Bader, el mejor Batman camp después de Adam West – tiene momentos emotivos y de profundo respeto por la mitología mas allá de los chistes escatológicos que le haga su cínico mayordomo Alfred.

Harley Quinn tiene de todo para todos. A los fans les vuela la cabeza con su visión delirante de personajes conocidos y, para los neófitos, hay mucho humor negro y carnicería inesperada. Es una serie que tiene un enorme trabajo creativo detrás – esta gente habla a mil por hora, es como la versión superheroica de Gilmore Girls – y que desborda talento por todos sus poros. Una serie inesperada, sorprendente e imperdible.

HARLEY QUINN

Escuadrón Suicida (2016) – Aves de Presa (2020) – El Escuadrón Suicida (2021). También incluímos la serie animada Harley Quinn (2019 -)

visita AutosDeCulto - el portal sobre la historia de los autos