Crítica: Batman: The Long Halloween (parte I y II) (2021)

Volver al índice de críticas por año / una crítica del film, por Alejandro Franco

4 atómicos: muy buenaRecomendación del EditorUSA, 2021: con las voces de Jensen Ackles (Batman / Bruce Wayne), Naya Rivera (Gatúbela / Selina Kyle), Josh Duhamel (Harvey Dent), Billy Burke (Capitán James Gordon), Titus Welliver (Carmine Falcone), Jack Quaid (Alberto Falcone), David Dastmalchian (Hombre Calendario / Julian Day / el Pingüino)

Director: Chris Palmer – Guión: Tim Sheridan, basado en la novela gráfica homónima de DC Comics escrita por Jeph Loeb & Tim Sale

Trama:  Un poderoso miembro de la familia Falcone es asesinado en su cuarto de hotel. Un arma hecha a medida – a la cual le ponen una tetina de plástico como silenciador improvisado – es encontrada en la escena del crimen. Es Noche de Brujas y la movida no anticipa nada bueno. El capitán James Gordon se ha aliado con el nuevo fiscal de la ciudad, Harvey Dent, y ambos quieren unir fuerzas con Batman para evitar lo que parece una inminente guerra entre las familias mafiosas Falcone y Maroni, además de hallar pruebas para meterlos en la cárcel. Mientras tanto Gatúbela ha estado espiando a Carmine Falcone y parece tener poderosas y secretas razones para seguirlo, las cuales tienen que ver con su propio pasado. Funcionando como una inesperada aliada de último momento, Gatúbela lleva a Batman, Dent y Gordon hasta el depósito secreto que Falcone tiene en el puerto y donde el mafioso tiene durmiendo cientos de millones de dólares que le ha resultado imposible lavar. Luego de prenderlos fuego, las cosas empeoran en Ciudad Gótica hasta convertirse en un infierno. Y, en el medio, Festivocomo la policía ha nombrado al asesino del silenciador – sigue atacando los días feriados y matando a miembros vitales de ambas familias mafiosas, caldeando el ambiente hasta convertirlo en un imparable río de sangre.

Crítica: Batman: The Long Halloween (parte I y II) (2021)

The Long Halloween (La Larga Noche de Brujas) (1996 – 1997) es una de las mas celebradas novelas gráficas de la saga de Batman. Esta es la versión animada de DC, la cual llega en un momento clave para el Universo Animado de la editorial cuyos últimos títulos – basados en material nuevo – han dejado mucho que desear. Qué mejor que volver a las raíces de las mejores aventuras de Batman para repuntar la puntería… lástima que la lista de grandes títulos se va terminando. Ya hicieron The Dark Knight Returns (en dos partes, como esta adaptación) y The Killing Joke, ni que hablar de Batman: Year One. Esta vendría a ser una versión alternativa de Batman: Year Two (también pergeñada por Frank Miller), en donde Batman aún no está maduro, dista de ser “el mejor detective del mundo” e incluso varios de sus enemigos lo sobrepasan en batalla.

En sí The Long Halloween sirve como Dos Caras Begins. Vemos cómo el fiscal Harvey Dent empieza a derrapar mentalmente – su obsesión con meter preso a Carmine Falcone está a punto de salirse de control -, cómo obtiene la moneda de dos caras, cómo empieza a basar sus decisiones en la suerte y por último llegar al atentado con ácido que termina por detonar su psiquis, transformándolo en el villano de doble personalidad que todos conocemos. Aún así, es como que faltan datos de su juventud para saber de dónde viene todo esto: incluso su transformación – aunque demorada, recién ocurre en la Parte II – termina siendo algo abrupta, ya que en menos de dos minutos el tipo se une al circo de freaks que Batman tiene encerrado en el Asilo Arkham y se convierte en el líder de la pandilla con todos los villanos (muchos de ellos, encerrados por él cuando era fiscal) aceptando sus órdenes sin chistar.

Mientras que está filmada con estilo y suspenso – no está Jay Oliva ni Sam Liu, que son los directores de siempre de la saga y que son eficientes aunque algo chatos; en cambio figura Chris Palmer, el que adopta un estilo Grey Deco que es similar al de Batman: The Animated Series (con coches antiguos y edificios ornamentados a lo Art Decó) pero con una base de gris en vez del negro característico de la tira, amén de filmar de manera mucho mas cuidada las peleas y hacer énfasis en la parte dramática -, hay un par de detalles que resultan molestos. Básicamente la historia es Dent, James Gordon y Batman contra los mafiosos de Gotham, pero está esa cosa impulsiva que tiene DC de meter supervillanos con fórceps por una cuestión de enriquecer el cartel y hacerlo mas atractivo a los fans lo cual termina distrayendo al espectador de la trama – sacaron al Acertijo (presente en el comic original) pero aún nos queda el Joker, un cameo largo e inexplicable del Pingüino, Solomon Grundy (en un rol que debería corresponderle a Killer Croc ya que vive sumido en las alcantarillas), el Sombrerero Loco y el Espantapájaros, roles que bien podían cumplir perfectamente algún subordinado eficiente de Carmine Falcone -. Eso sin contar de que Batman está nerfeado, como dicen los yanquis (expresión que usan cuando a un tipo invencible le das armas de juguete y/o cualquier lo puede aporrear), ya que acá se da bifes con medio mundo y la mayoría de las veces es salvado por Gatúbela a último momento. Vos te das cuenta de semejante desequilibrio cuando a) el Guasón quiere bombardear con gas de la risa la plaza central donde miles de asistentes van a festejar el año nuevo; b) en vez de ir con el Batwing y bajarlo de un cohetazo, a Batman se le ocurre la pésima idea de esperarlo en lo alto de un edificio y engancharse al biplano donde Mister J. lleva las bombas; c) hay una estúpida pelea a bordo del avión y d) el Guasón termina por convertirse en mejor detective que Batman, descubriendo pistas que al encapotado se le escaparon y escupiéndoselas en la cara mientras pelean en el aire. El otro detalle es Batman y Gordon consultando al Hombre Calendario (David Dastmalchian!; ¿en qué adaptación de comic no figura en estos días?) como si fuera Hannibal Lecter, en su celda y tras un vidrio blindado, algo reverendamente estúpido considerando de que el tipo hace años que no sale de su guarida ni tiene contacto con el exterior (¿qué?, ¿usa sus superpoderes mentales para adivinar las cosas?).

Pero salvo eso, Batman: The Long Halloween es superior a la media. La animación es muy buena. Los personajes son realmente dramáticos – la complicada vida familiar de Gordon, dividido entre su familia y el trabajo; el matrimonio de Dent que amenaza con venirse a pique en cualquier momento, cuando no, que su esposa depresiva termine tomando algún tipo de decisión brutal para liquidar la amargura que inunda su existencia; la causa personal de Gatúbela contra Falcone, algo que Matt Reeves reciclaría en The Batman – y las peleas están bien filmadas. La epopeya de los Falcone es realmente interesante – el cómo subió al poder, cómo privilegia a su hija delincuente por encima de su hijo abogado el cual está cargado de resentimiento; las luchas intestinas contra los rebeldes de su pandilla y la guerra contra Maroni y su banda; su complicada relación histórica con los Wayne – y no precisaba el adorno de un montón de locos disfrazados. A esto se suma el factor desequilibrante que es el asesino serial Holiday (Festivo), el cual va liquidando por tandas a los tenientes de Falcone en cada día feriado a lo largo de un año exacto (por eso es el Largo Halloween: arranca una Noche de Brujas y termina la historia en la del siguiente año, amén de justificar – en alguna medida – las consultas inútiles al Hombre Calendario). Detalle bobo, mata a sus víctimas poniendo una tetina de goma en la boca del arma para usarla como silenciador… aunque termine cosiendo con 20 tiros a sus víctimas (!) así que al final terminan escuchando sus disparos en medio barrio. Pero salvando ese detalle el misterio de la identidad de Holiday se mantiene hasta el final, e incluso DC cambia el clímax del comic original, con lo cual la revelación termina siendo shockeante y mucho mas plausible en sus propios términos (en la novela original había hasta tres tipos ocupando por turnos la identidad de Holiday para sacar del medio a la oposición y cargándole las culpas al asesino serial).

Si uno es fan del personaje puede ver a la legua secuencias y diálogos que serían reciclados por Christopher Nolan en The Dark Knight. Desde el “yo creo en Harvey Dent”, los comentarios de que él fabrica su propia suerte, la escena con la pila de dinero (esta vez de Falcone) que van a incendiar e incluso la persecución policial que usan como cebo para atraer a uno de los villanos de turno.

Batman: The Long Halloween es muy recomendable más allá de ciertas falencias. Es atrapante, hay buenos diálogos y la adaptación está hecha con mucho cuidado. Ojalá DC pusiera el mismo empeño en todas sus aventuras animadas en vez de lanzarlas cada tanto como si tuviera una fábrica de hacer chorizos. Es una aventura de Batman de las buenas, algo que hace rato no veíamos. Ojalá veamos mas del director Chris Palmer, el cual entiende a la perfección como hacer un sólido filme del encapotado, tomándose sus tiempos para los diálogos y sin enceguecerse por la acción como si ésa fuera la única razón de ser una aventura animada de Batman.

LA SAGA ANIMADA DE BATMAN

Batman: La Mascara del Fantasma (1993), Batman and Mr. Freeze: SubZero (1998), Batman del Futuro: regreso del Joker (2000), Batman: el misterio de la Mujer Murcielago (2003), The Batman vs Dracula (2005), Batman: el Caballero de Ciudad Gotica (2008), Batman: Bajo la Capucha Roja (2010), Batman: Año Uno (2011), Batman: Regresa el Caballero de la Noche – parte 1 (2012), Batman: El Caballero de la Noche Regresa – parte 2 (2013) – El Hijo de Batman (2014) – Batman: Asalto a Arkham (2014) – Batman versus Robin (2015) – Batman: Bad Blood (2015) – Batman: The Killing Joke (2016) – Batman: Return of the Caped Crusaders (2016) – Batman vs Dos Caras (2017) – Batman: Gotham by Gaslight (2018) – Batman Ninja (2018) – Batman: Hush (2019) – Batman: Muerte en la Familia (2020) – Batman: The Long Halloween (Parte I y II) (2021)

visita AutosDeCulto - el portal sobre la historia de los autos