Crítica: No es Romántico? (2019)

Volver al Indice – crítica de Cine Fantástico y de Culto / una crítica del film, por Alejandro Franco


4 atómicos: muy buenaRecomendación del EditorUSA, 2019: Rebel Wilson (Natalie), Liam Hemsworth (Blake), Adam Devine (Josh), Priyanka Chopra (Isabella), Betty Gilpin (Whitney)

Director: Todd Strauss-Schulson – Guión: Erin Cardillo, Dana Fox & Katie Silberman

Trama: Natalie odia las comedias románticas. Será porque su vida es un desastre, ella es una solitaria y las comedias románticas transcurren en un mundo de fantasía donde ella simplemente no calza. Es obesa, carece de carácter y jamás lograría que un millonario apuesto se fijara en ella. Un día, al salir del trabajo, un ladrón intenta quitarle el bolso en el subterráneo. Natalie forcejea con él y, aunque logra retener el bolso, termina estrellándose contra una viga de metal. Al despertar, se encuentra en un hospital de ensueño donde todos los doctores son apuestos, hay flores por todos lados y Nueva York huele a lavanda. Y cuando un poderoso (y apuesto) cliente del estudio de arquitectura se fija en ella y la invita a salir, Natalie se da cuenta de que algo anda muy mal. Y cuando intenta descargar su bronca con una catarata de insultos – y los mismos son interrumpidos por las bocinas de los autos o el pitido de las luces de retroceso de un camión cercano -, allí es cuando la chica cae en la cuenta que se encuentra en una comedia romántica prohibida para menores de 13 años. Su arisco vecino – que era narcotraficante – se ha convertido en su mejor amigo gay, y hay voces en off que le indican lo que va a pasar. Pero Natalie quiere recuperar su antigua vida – aunque sea un bodrio – y, para ello, deberá llegar al final de la película casándose con el galán de turno. Pero pronto descubrirá que la aventura ha comenzado a cambiarla y, lo que es peor, han brotado sentimientos que siempre tuvo ocultos por Josh, un interno del estudio. El drama es que Josh está a punto de casarse con una escultural belleza hindú con la cual se ha topado en el parque y, a menos que en 20 minutos a Natalie se le ocurra algo, terminará por perder al amor de su vida.

Arlequín: Crítica: No es Romántico? (2019)

Rebel Wilson: qué mujer hermosa. Que sea plus size no empaña sus facciones casi perfectas, sus hermosos ojos, su sonrisa impecable. Gracias a Dios en los tiempos de la diversidad hay vehículos estelares para rellenitas con talento (el otro ejemplo es Melissa McCarthy, cada día mas preciosa) y No Es Romántico? es su gran momento (y una de las mejores películas que ha producido Netflix en los últimos tiempos). Quizás el mayor problema que tiene la australiana es que tiene un humor incómodo y auto despreciativo pero acá, controlada por Todd Strauss-Schulson (de la delirante La Navidad de Harold & Kumar y The Final Girls), no solo es efectiva como comediante sino como actriz romántica. Cuando el filme baja un cambio y entra en modo romance a full, es difícil no enamorarse de la Wilson, de esa belleza hierática en los planos estáticos y de la sensibilidad que demuestra cuando no está disparando chistes.

Si Austin O’Brien podía caer dentro de una película de acción de Arnold Schwarzenegger (y parodiar el género con gran altura), ¿por qué no incluir en el portal a Rebel Wilson atrapada en una de esas típicas comedias románticas que Hollywood ha vomitado por decenas desde los años 80?. El modelo principal a seguir es Mujer Bonita (1990), pero acá hay alusiones a La Boda de Mi Mejor Amigo (1997), The Wedding Planner (2001), Cuando Harry Conoció a Sally (1989) y una tonelada mas de rom-coms súper conocidas que están sutilmente referidas dentro del libreto. Esto no es una parodia obvia a lo Scary Movie que regurgitaba textualmente escenas de otros filmes y le metía chistes con calzador, sino que es una fantasía con personalidad propia donde las referencias cinematográficas son el plus que adorna la historia. Rebel Wilson es una arquitecta de segunda línea en un gran estudio de Nueva York y, cuando el cliente millonario de turno resulta ser un bombón (Liam Hemsworth, el cual sigue sin demostrar su utilidad en el cine; ¿por qué no contrataron directamente a su hermano Thor, el cual tiene un talento innato para la comedia?), a ella se le cae la baba pero sabe que un tipo de esos nunca podría fijarse en ella. Para colmo su secretaria Whitney (Betty Gilpin de GLOW, una auténtica sorpresa en su rol dual de solterona abandonada y empedernida, y perra rica de primer nivel en el universo alternativo en que cae la Wilson) es una devoradora serial de comedias románticas (que consume en horas de trabajo y que, como la Wilson carece de carácter, simplemente se las deja ver) y la Wilson se encarga de tirarle abajo todos los clichés y elementos irreales que poseen, lo cual no quita que la secretaria siga siendo una creyente incorregible. La Wilson se come una viga de metal al intentar huir a toda prisa de un ladrón en el subte, y despierta en una Nueva York que huele a lavanda en vez de a orina, todo el mundo con quien se choca se la quiere levantar y, como sus ropas estaban rotas, le dan en el hospital lo primero que encuentran en la caja de cosas extraviadas… lo que termina siendo una versión plus size del costosísimo vestido blanco con sombrero negro que usaba Julia Roberts en Mujer Bonita (!).

Lo que sigue es un delicioso ejercicio en el absurdo, sea porque cualquier estupidez que cometa la Wilson resulta seductora para cualquier galán que se le cruce en el camino (sea vendedor de pochoclo, policía o médico), Hemsworth se deshace en palabras románticas mientras la Wilson le tapa la boca porque está harta de tanta cursilería (y no tiene manera de esquivarle los miles de picos que le lanza), o el fugaz encuentro entre una supermodelo (la super star hindú Priyanka Chopra, cuyos labios no dejan de impresionarme) y su amigo nerd de la oficina (Adam Devine, un especialista en este tipo de papeles), que termina con un rápido romance con boda incluída. Claro, como toda comedia romántica que se precie, los amores verdaderos no son los actuales y la Wilson descubre que su corazoncito está con Devine en vez que con Hemsworth, lo cual da lugar a una fabulosa escena de karaoke plagada de esas bobadas salidas de la galera que sólo las comedias románticas pueden inventar.

Isn’t It Romantic tiene momentos brillantes, ya sea parodiando al género o poniendo a Wilson en las circunstancias mas incómodas (como cuando quiere tener sexo con Hemsworth y se lo censuran porque se trata de una comedia PG 13). Quizás su rendimiento baja cuando intenta funcionar como una comedia romántica hecha y derecha, con la Wilson descubriendo sus verdaderos sentimientos y saliendo disparada para evitar la boda de quien cree es el amor de su vida. Pero que no te confunda: Isn’t It Romantic sabe a dónde apuntar sus dardos y, para el filme ,lo importante no es que vos sólo puedas ser una persona completa hallando tu alma gemela (lo que considera denigrante, especialmente en el caso de las mujeres, por ser un ejemplo flagrante de falta de autoestima), sino que vos te ames a vos mismo, seas feliz como sos y te aceptes por lo que eres como para poder recién entonces abrirle la puerta a alguien en tu vida (que compre tus virtudes y defectos). Entre la parodia inspirada, un cast de lujo, una protagonista hermosa, graciosa y carismática, y un número final súper emocionante (bien en la onda de Bollywood), No es Romántico? se termina convirtiendo en una de las mejores comedias románticas de los últimos tiempos, con un brillante componente de meta ficción que hará las delicias a las seguidoras (y los seguidores) del género.