Crítica: Nancy Drew y la Escalera Oculta (2019)

Volver al índice de críticas por año / una crítica del film, por Alejandro Franco

USA, 2019: Sophia Lillis (Nancy), Zoe Renee (George), Mackenzie Graham (Bess), Andrea Anders (Hannah), Laura Wiggins (Helen), Sam Trammell (Carson), Linda Lavin (Flora)

Director: Katt Shea – Guión: Nina Fiore & John Herrera, basados en la saga de novelas escritas por Carolyn Keene

Trama: River Heights: un pueblito rural bonito… pero donde nunca pasa nada. Hace poco se mudaron aquí la adolescente Nancy Drew y su padre, dispuestos a superar el luto por la reciente muerte de su madre. Nancy es una chica inquieta, metida en las cosas de los demás, y con un particular sentido de la justicia. Cuando una compañera del colegio – precisamente la mas rica y snob con quien Nancy no se lleva bien en absoluto – le pide ayuda, la chica rápidamente acepta debido a su hambre por el misterio y por su desesperada necesidad de salir de la rutina. Es que Nancy es una detective aficionada, sabe hallar pistas y le ha dado una mano a mas de uno en el pueblo. Ahora debe resolver el misterio de la casa embrujada donde vive la tía de la chica, en donde los pisos crujen, los muebles se mueven solos y los fantasmas abundan. Pero todo tiene una explicación racional y lo que queda es descubrir quién es el conspirador que está queriendo asustar a la anciana hasta la muerte y por qué desea que se vaya de su casa.

Crítica: Nancy Drew y la Escalera Oculta (2019)

Nancy Drew: detective adolescente. Pertenece a ese género de literatura infantil que existía hace 50 años o más: la época de los Hardy Boys (que son del mismo autor), de Alfred Hitchcock presenta… Los Tres Detectives y un vasto etcétera. Sus orígenes se remontan a la década de 1930 (hay que hablar así, ya estamos en el nuevo milenio y vivimos en ésta década del 20… cómo pasa el tiempo, por Dios) y tuvo varios seriales, alguna serie, un par de filmes y ahora un revival algo mas adulto que está en la CW y que viene de la mano de los que hicieron Riverdale y Las Nuevas Aventuras de Sabrina (así que trae toda esa onda de angustia adolescente y romances imposibles). Pero esta iteración aislada y previa es mucho mas fiel a los libros originales y viene producida no menos que por Wendy Williams y Ellen DeGeneres entre otras. Es que el personaje de la Drew se ha convertido en una suerte de ícono feminista, una chica valiente, empoderada e inteligente que triunfa sobre todos los obstáculos – hay mujeres importantes de la política y la justicia estadounidense que dicen haberse inspirado en las aventuras de Drew para trazar su camino -. Es mas un ícono americano que uno internacional, razón por la cual acá sus aventuras han pasado sin mucha pena ni gloria.

Pero Nancy Drew and the Hidden Staircase tiene todos los elementos para ser formidable. Hay un gran cast, el mismo tiene una gran química, la protagonista (Sophia Lillis, la revelación de It) rebosa carisma y si bien los culpables y las causas del misterio se pueden anticipar desde millones de kilómetros, la experiencia en sí no deja de ser gratificante.

Se nota que las productoras han metido mano en el personaje: Nancy Drew no es una chica correctita de colita y falda con tablas sino una tomboy con patineta, actitud que le importa tres rábanos las cosas, sudaderas, cero maquillaje y osadía al tope. Honestamente no me parece un sacrilegio; me parece mas lógico que una piba varonera tenga una actitud mas temeraria – rompiendo puertas, abriendo cerraduras, metiéndose en sótanos infestados de telarañas – que una chica bian que no quiere que se le salga la pintura de las uñas. La Lillis rebosa de inteligencia en esos ojos enormes azules de anime, y se lleva puesta la película sobre sus hombros con una facilidad pasmosa. Perdió a su madre hace poco, razón por la que se mudaron con su padre a este pueblito aburrido donde siempre pasan cosas, y la química con el padre es emotiva y creíble. Lo mismo ocurre con sus amigas – la deportista, la nerd, la porrista snob y detestable que se vuelve inseparable -, dedicándole mucho mas tiempo al desarrollo de personajes que a la resolución del misterio, lo cual no está nada mal si el mismo es realmente interesante.

Si Nancy Drew and the Hidden Staircase no logra un full 5 atómicos es porque el comienzo es muy de ciencia ficción con una venganza cibernética contra un bully que involucra tintura mágica que se vuelve visible a la media hora y hackeos imposibles de toda la red de WiFi del colegio, incluyendo los celulares de los estudiantes. Es el único paso en falso de una aventura que no pretende ser super original ni romper moldes sino establecer una serie de reglas y rutinas con un grupo adorable de protagonistas preparándose para una posible saga de películas… que lamentablemente no llegaron y que por eso CW salió adelante con su serie. Pero, si la llega a pescar por ahi, Nancy Drew y la Escalera Escondida es entretenimiento solido para toda la familia, una aventura a la antigua – salpicada de toques modernos – que resulta ampliamente disfrutable y totalmente recomendable.

visita AutosDeCulto - el portal sobre la historia de los autos