Crítica: Artemis Fowl: El Mundo Subterráneo (2020)

Volver al índice de críticas por año / una crítica del film, por Alejandro Franco

2 atómicos: regularUSA, 2020: Ferdia Shaw (Artemis Fowl Jr), Lara McDonnell (Holly Short), Josh Gad (Mulch Diggums), Tamara Smart (Juliet Butler), Nonso Anozie (Domovoi “Dom” Butler), Colin Farrell (Artemis Fowl Sr), Judi Dench (comandante Julius Root)

Director: Kenneth Branagh – Guión: Hamish McColl & Conor McPherson basados en la saga de novelas de Eoin Colfer

Trama: El padre de Artemis Fowl ha desaparecido. Al mismo tiempo la prensa se agolpa en los exteriores de la mansión ya que las acusaciones en su contra – que Fowl era un ladrón de nivel internacional obsesionado con piezas de arte de alto valor – se han extendido. Encerrado en la mansión su hijo, Artemis Jr – un chico de doce años bien despierto y que un nivel de inteligencia de genio – se encuentra abrumado por la desaparición y descree que sea una treta de su padre para escapar de la opinión pública. Una llamada telefónica cambiará todo al enterarse que un misterioso criminal ha secuestrado a su padre y le exige a cambio un artefacto mágico llamado Aculos. Aunque Artemis Jr. ha sido instruído en textos fantásticos durante toda su vida, siempre pensó que era una afición de su padre que compartía con él y no de que tratara de algo real. Pero el rastro del Aculos ha levantado una alerta en el reino de las hadas – instaladas en una civilización futurista residente en el centro de la Tierra -, quienes han estado buscando el artefacto desde hace milenios. Enviando a su agente mas novata, Holly Short, la chica descubrirá que su padre desaparecido tenía contactos con Artemis Fowl padre poco antes de morir. Y mientras Artemis Jr. ha entablado conversaciones con Holly, ha descubierto una conspiración en el reino de las hadas y ha decidido utilizar el rastro obtenido del paradero del Aculos para hacer salir a la luz a los traidores. Una tarea que solo Artemis y sus aliados podrán llevar a cabo con éxito antes de que la suerte de su padre esté echada.

Crítica: Artemis Fowl: El Mundo Subterráneo (2020)

Si antes era Enero (pleno invierno estadounidense) la época en donde los estudios se deshacían de los filmes con mala prensa y a los cuales no les tenían fe, ahora ha pasado a ser las cadenas de streaming el método de descarte de producciones fallidas. Tal es el caso de Artemis Fowl, una superproducción que la Disney viene pateando su estreno desde hace un año y que terminó por estrenar en Disney + sin pena ni gloria a principios de Junio de este año. Ciertamente el filme no es tan horrible como dicen que es (pareciera que el hobby de la gente encerrada por la pandemia es atacar con salvaje alevosía a cuanta película mediocre se les ponga en el camino), pero no deja de ser una cinta con problemas. El por qué este barco se hunde – con Kenneth Branagh a la cabeza, aunque como director a sueldo y y sin input artístico en el libreto final – no es un misterio, pero no deja de mostrar las limitaciones de los ejecutivos hollywoodenses que solo compran franquicias en bases a estadísticas de ventas y después producen monstruos como éste sin ser incapaces de entender la esencia de la obra que adquirieron, modificando el relato por completo y alienando a todo tipo de público – el que desconoce la obra y el que es fanático de la misma -.

Artemis Fowl llega tarde a la moda de las franquicias de fantasía – Harry Potter expiró hace rato y todos sus imitadores han perecido en el camino -, y es incapaz de reconocer las limitaciones del formato elegido. En este tipo de fantasías modernas hay mundos extremadamente complejos que precisan largos tiempos narrativos para que el espectador pueda digerir la mitología y, de paso, poder darle oxigeno al desarrollo de los personajes que nos guiarán por el resto de la aventura. Es por eso que estos bolazos sofisticados calzan mejor en el formato de miniserie que en el de una apurada producción limitada a solo 90 minutos de exposición, que es el problema fundamental que afectó a Lemony Snicket, ShadowHunters o The Golden Compass, obras que distan mucho de ser Shakespeare pero que encontraron su punto justo de coherencia y entretenimiento al ser convertidas en miniseries por las cadenas de streaming. Debo admitir que se nota el esfuerzo de Branagh en ir lento y hacer todo esto comprensible – el filme se toma la primera hora para explicar por qué los Fowl tienen fama de ladrones de guante blanco, por qué están aparentemente en guerra con el mágico (y secreto) mundo de las hadas, desarrollar el mundo de las mismas (que viven en una especie de Wakanda subterráneo plagada de alta tecnología que funciona a costa de magia) y llevar esto a un choque que desate el nudo dramático de la historia -, lástima que el libreto es un horror y, cuando llega a un punto de coherencia y cierta excitación, decide apretar el acelerador y mandar 500 toneladas de fruta en cinco minutos. Esto es particularmente destacable en el rol de Josh Gad, relator de la historia, cuya trama se vuelve imposible de seguir en los últimos diez minutos de la película.

Sin conocer la obra original diría que Artemis Fowl zafaba bastante hasta la media hora final donde se dispara mal. Es obvio que esto precisaba convertirse en una miniserie porque dos libros condensados en un solo script con 94 minutos de metraje es compactar demasiado, pero el otro motivo de ultraje (y la razón principal por la cual el filme recibió críticas atroces) es que la correctitud politica de Disney obligó a los libretistas a meterle cambios a la obra, los cuales alienaron a los fans de los libros originales. En las novelas Artemis Fowl es un genio criminal adolescente que pone trampas de todo tipo a hadas y duendes para quitarles su oro y restaurar la extinta fortuna familiar. Sus exploits deleitaban al lector y el personaje, con el correr de los libros, pasaba de villano a reticente antihéroe que debía ayudar a sus victimas en otro tipo de causas. Acá el script cambia radicalmente la esencia del caracter, convirtiéndolo en el tipico héroe de aventura de Fantasia 101, genio incomprendido que ayuda a una causa noble obligado por una falsa acusación a su padre. Es cierto que, cuando Artemis trama a lo Lex Luthor para obligar a las hadas a revelar sus secretos y obtener lo que precisa para negociar con el secuestrador de su padre, el filme brilla y especialmente en el asedio de las fuerzas del mundo mágico a la mansión Fowl, pero el resto de las subtramas no están bien desarrolladas y uno no entiende por que este grupo de gente se termina convirtiendo en el equivalente de un equipo de Misión Imposible en versión fantástica. ¿Por qué Josh Gad le cuenta tanto a los humanos sobre el mundo mágico y Fowl?. Pura fanfarronada incomprensible del script, que pensaba que estaba construyendo algo épico.

Yo creo que en algún momento vendrá la miniserie de Artemis Fowl la cual le hará justicia al personaje y a la narrativa. Así como está, esto es apurado e insatisfactorio. El cast es sólido, el guión no (también… se lo encargaron a un par de tipos que escribieron cosas indie o la atroz Johnny English) y queda como un montón de dinero quemado sin una clara brújula creativa que hiciera esto entretenido y respetara la esencia de la historia y de los personajes.

visita AutosDeCulto - el portal sobre la historia de los autos