Crítica: Los Locos Addams (1991)

Volver al indice de críticas por género / una crítica del film, por Alejandro Franco


2 atómicos: regularUSA, 1991: Raul Julia (Homero Addams), Anjelica Huston (Morticia Addams), Christopher Lloyd (Tío Lucas / Gordon Craven), Christina Ricci (Merlina), Jimmy Workman (Pericles Addams)

Director: Barry Sonnenfeld – Guión: Caroline Thompson & Larry Wilson, basados en la tira cómica de Charles Addams

Trama: Los Addams poseen un sentido de humor macabro pero aman su bizarra familia. El único dolor que los aqueja es la pérdida de su tío Lucas, desaparecido hace 25 años durante una expedición al Triángulo de las Bermudas. Rebosantes de riquezas, el retorcido abogado de la familia – Tully Alford – conspira con la prestamista Abigail Craven para estafarlos a lo grande. Y para ello harán pasar al tosco hijo adoptivo de Abigail, Gordon, como el desaparecido tío Lucas, de manera de que éste obtenga los secretos para acceder a la gigantesca caja fuerte que Homero tiene escondida en su casa.

Crítica: Los Locos Addams (1991)

Gente gritando todo el tiempo. Gente saltando y haciendo piruetas físicas imposibles – como si hubieran salido de la pantalla de La Amenaza Fantasma -. Para los que adoramos la serie televisiva de 1964, la versión 1991 de Barry Sonnefeld de Los Locos Addams tiene sabor a herejía. Esta no es la familia que tanto amamos y que hacían chistes blancos sobre cementerios. Este es un puñado de impostores que viven pasados de adrenalina. Si, hay algunos momentos logrados pero el filme es terrible.

O quizás no lo es. Si la gente acudió en masa a verlos es porque la nueva generación paladeó el humor del filme y le dio el visto bueno. Cuando no conoces la versión previa, lo primero que ves es lo nuevo y definitivo. Pero yo sí conocí a los Addams. A ese loco lindo de Homero que vivía enamorado de su sensual esposa Morticia, a ese delicioso chiflado que era el tío Lucas, a las interrupciones hilarantes de Largo y Dedos. Acá todo viene plus size. Actores caros, efectos especiales costosos, edición frenética. Es posible que lo mío sea una cuestión de piel con el filme – por eso valoro muchísimo mas la versión animada de 2019 que es mucho mas fiel a la serie original -.

Es posible que Raúl Juliá sea un intérprete mas fiel a la visión original de Charles Addams – Homero en inglés se llamaba Gómez, era latino con ojos saltones y ojerosos – pero no es mi Homero. Como el tío Lucas Christopher Lloyd – comediante supremo – se ve decrépito y chocante, no el ingenuo bromista que encendía lamparitas con la boca. Al menos Anjelica Huston destila sensualidad como Morticia y está a la par de Carolyn Jones, y posiblemente la mejor adición sea Christina Ricci como Merlina, que tiene demasiada personalidad propia para quedarse restringida a un secundario. Pero un anónimo Largo y un Dedos de computadora resultan fuera de lugar para el equilibrio natural que tenía la saga.

Los malos también son horrendos. Elizabeth Wilson es demasiado vieja para la comedia física y al menos la cara de nardo de Dan Hedaya hace juego con el tono del filme. Pero el principal drama es que Sonnenfeld y cía se olvidan de qué iba la saga. En la serie los Addams tenían su propia versión bizarra de los usos y costumbres de la sociedad moderna y la gente, al descubrirlo, salia corriendo espantada. Vivían en un estado de armonía debido a la simplicidad (siniestra) de su modo de vida. Acá eso aparece fugazmente cuando los malos estafan a los Addams y los obligan a convivir (en la pobreza) con la gente normal. Solo allí surgen gags parecidos al humor de la serie y, por lejos, lo mejor del filme. Pero enseguida Sonnenfeld regresa a la locura, a los gritos y a las corridas y todo vuelve a irse por la borda.

En general tiendo a ser equilibrado y objetivo con mis reseñas pero acá esto me supera. Yo entiendo que adaptar una sitcom (o la tira cómica original, que tenía el mismo humor siniestro e ingenuo) a formato de largometraje requiere otro tipo de enfoque e historia, pero acá los cambios son tantos que los personajes han quedado desdibujados. Y considerando que Los Locos Addams son parte de mi infancia la ofensa es aun mayor, razón por la cual mis palabras nunca serán justas con esta película.

LOS LOCOS ADDAMS… ERRGGGG

Los Locos Addams (1991) – Addams Family Values (1993). También comentamos la versión animada Los Locos Addams (2019)