Crítica: Marcianos al Ataque! (1996)

Volver al Indice – crítica de Cine Fantástico y de Culto / una crítica del film, por Alejandro Franco


3 atómicos: buenaUSA, 1996: Jack Nicholson (Presidente James Cole / Art Land), Pierce Brosnan (Profesor Donald Kessler), Sarah Jessica Parker (Natalie Lake), Annette Bening (Barbara Land), Jim Brown (Byron Williams), Martin Short (Jerry Ross), Glenn Close (Marsha Dale), Lukas Haas (Richie Norris), Paul Winfield (General Casey), Rod Steiger (General Decker), Tom Jones (como él mismo), Michael J. Fox (Jason Stone), Sylvia Sidney (Florence Norris), Danny DeVito (jugador de casino), Lisa Marie (chica marciana), Natalie Portman (Taffy Dale), Jack Black (Billy Glenn Norris), Joe Don Baker (Glenn Norris), Pam Grier (Louise Williams)

Director: Tim Burton – Guión: Jonathan Gems, basada en la saga de figuritas Topps Gum Card Series creada por Len Brown & Woody Gelman

Trama: Las fuerzas de seguridad de Estados Unidos han detectado un movimiento masivo de numerosos objetos voladores no identificados alrededor de la Luna. La presencia alienígena es innegable y el contacto con la raza extraterrestre es en cuestión de horas. Asesorando al presidente norteamericano James Cole, el profesor Donald Kessler y su equipo han desarrollado un dispositivo para comunicarse con los marcianos; pero el primer encuentro en el desierto de Nevada termina en una carnicería, con los marcianos exterminando al representante estadounidense y a casi todo el público presente. Convencido de que hubo un error en la traducción, Kessler corrige el aparato y pide por una nueva cita diplomática en Washington, en donde el embajador marciano hablará frente al congreso de la nación. Pero lo que antes fue un error ahora es intencional, y está visto que los marcianos tienen intención de arrasar con la raza humana para quedarse con el planeta. En la épica contra los marcianos se cruzarán un montón de personajes pintorescos: un presidente y su esposa, tipos totalmente superficiales que se guían por las encuestas para tomar decisiones; un joven granjero y su adorada abuela; un general incendiario que quiere aplastar a los marcianos bajo una lluvia de misiles nucleares; un científico snob y varios periodistas amorales; el dueño de un casino, su esposa, un ex campeón de box que está en la mala … y Tom Jones (!), quienes harán lo imposible no solo para escapar con vida sino para patearle el trasero a los desalmados invasores.

Arlequín: Crítica: Marcianos al Ataque! (1996)

Marcianos al Ataque! (1996) es un homenaje de Tim Burton a los filmes de ciencia ficción vintage de la década del 50 y, en especial, a las bad movies de aquella época. Es posible que el proyecto se haya estado incubando durante el rodaje de Ed Wood (1994), la Oscarizada biopic de Burton sobre el peor director de cine de la historia y responsable de la gloriosa Plan 9 del Espacio Exterior. En ese sentido Mars Attacks! actúa como filme de companía de la biografía de Wood, recreando un estilo perteneciente a otra época. El problema con esto es que el cine de homenajes nunca es popular – pregúntenle sino a Joe Dante, un tipo que inunda sus filmes con referencias cinéfilas y no tiene un hit de taquilla desde hace décadas – y, para colmo, tuvo el timing de coincidir – con diferencia de meses – con el arrasador estreno de Día de la Independencia, con la cual tiene un montón de puntos argumentales en común. Burton salió de apuro a vender el argumento de que una misma idea puede ser vendida como drama y como comedia en filmes diferentes, y puso como ejemplo la coincidencia (en 1964) de Fail-Safe y Dr. Strangelove. Lo que omitió decir Burton es que ambos filmes son considerados clásicos de la historia del cine mientras que ID4 es una mediocridad pochoclera dotada de algunos momentos memorables y Mars Attacks! es una temible comedia fallida donde el 90% de los chistes erran el blanco.

Yo no creo que el público haya ignorado en masa a Marcianos al Ataque! simplemente por considerarla un clon de Día de la Independencia, sino porque, a las claras, no era una buena película. La crítica quedó desencantada y la recaudación fue decepcionante, y hay mas de una razón por el cual el filme de Tim Burton no funciona. El humor excéntrico de Burton parece reservado a los nerds, y no hay nadie en el elenco que no sobreactúe (y no arruine un chiste). La gente espera disfrutar a fondo de una invasión extraterrestre y en realidad tenemos una galería de cretinos – burócratas, periodistas amorales, científicos pedantes, políticos superficiales, militares de gatillo fácil – enroscados con sus miserias diarias y con controlar su porción de la torta de la invasión. Para colmo Burton utiliza una estructura narrativa antigua y bizarra como es el de las comedias multiestelares – caso de Casino Royale o Qué Hay de Nuevo, Pussycat? -, que estaban tan de moda en los años 60 pero que desaparecieron hace décadas simplemente porque eran caras, sobreproducidas y muy pocas de ellas eran realmente cómicas. Esa es la única justificación de la presencia de Tom Jones en el cast, siendo figurita repetida en las bandas de sonido de esos filmes; pero es un género extinto y, lo que es peor, hoy en día no hay libretistas sobrevivientes de esa época o con el talento suficiente para recrearlo de manera efectiva. Entonces, en vez de homenaje, Burton termina creando otro costoso monstruo similar a los que producía Charles Feldman, solo que 40 años después del esplendor del género.

Desde ya el filme es un desfile de homenajes que le hacen agua la boca a los fanáticos de la ciencia ficción. Están los platillos voladores de Earth vs the Flying Saucers (1956), los marcianos desembarcan en Washington al igual que Klaatu en El Día que Paralizaron la Tierra (1951), y hasta copia algunos fotogramas de This Island Earth cuando la nave del embajador marciano pierde el control y se hunde en el mar durante el clímax del filme. Eso sin contar el bizarro diseño de los marcianos, basados en una serie de figuritas que Burton coleccionaba cuando era chico.

Pero toda esa sicodelia, la excelencia en los rubros técnicos y la gran banda sonora de Danny Elfman no bastan para que el filme sea potable. La estructura multiestelar termina produciendo un circo con 32 personajes principales, ninguno de los cuales tiene un chiste decente. Jack Nicholson tiene un regreso a sus tiempos sicodélicos con dos roles diferentes – un puesto que en cualquier filme de Charles Feldman estaría cubierto por Peter Sellers -, y sólo termina generando una impresión opaca, como si sintonizara a Jim Carrey pero pasado de Valium y sin la chispa que lo caracteriza. Muchos (como Jim Brown y Tom Jones) estan directamente incómodos, y el resto es simplemente anodino. Cosa curiosa, el único que disfruta el rol es Rod Steiger, un generalísimo que escupe las palabras como si fueran balas y que parece salido de un fotograma de Dr. Strangelove.

Uno podría considerar a Marcianos al Ataque! como un futuro filme de culto – cumple las condiciones: fracaso al momento de estrenarse, comedia excéntrica, ocurrencias heterodoxas -, pero no lo es; tan solo es una comedia mediocre donde los chistes buenos se cuentan con los dedos de una mano, y subsiste gracias a los FX, la banda sonora y la mala leche de los marcianos de marras, los cuales – si hubieran estado mas tiempo en pantalla en vez de sus costosos y desbridos pares humanos – podrían haber salvado a la película de la quema.

TIM BURTON

Algunos filmes de Tim Burton comentados en este portal: Beetlejuice, el Super Fantasma (1988) – Batman (1989) – El Joven Manos de Tijera (1990) – Batman Regresa (1992) – Ed Wood (1994) – Marcianos al Ataque! (1996) – La Leyenda del Jinete Sin Cabeza (1999) – El Planeta de los Simios (2001) – El Cadáver de la Novia (2005) – Sweeney Todd (2007) – Alicia en el Pais de las Maravillas (2010) – Dark Shadows (2012) – Frankenweenie (2012) – Miss Peregrine y los Niños Peculiares (2016) – Dumbo (2019)
El Sistema 3, el sistema para mantenerte en forma