Crítica: Justice League Dark: Apokolips War (2020)

Volver al indice de críticas por género / una crítica del film, por Alejandro Franco


2 atómicos: regularUSA, 2020: Matt Ryan (John Constantine), Jerry O’Connell (Superman), Taissa Farmiga (Raven), Jason O’Mara (Batman), Rosario Dawson (Mujer Maravilla), Stuart Allan (Damian Wayne / Robin), Rainn Wilson (Lex Luthor), Ray Chase (Etrigan)

Director: Matt Peters & Christina Sotta – Guión: Ernie Altbacker & Mairghread Scott, basados en personajes de DC Comics

Trama: El planeta errante Apokolips está en el Sistema Solar, lo que significa que la invasión a la Tierra por parte de Darkseid es inminente. La Liga de la Justicia arma una incursión a Apokolips pero la misión se convierte en un desastre y todos los superhéroes son asesinados o esclavizados por las tropas de Darkseid. Ahora has pasado dos años, la Tierra está devastada y John Constantine pierde el tiempo emborrachándose en un bar de Londres en compañía de su amigo, el demonio Etrigan. Raven y un debilitado Superman – al cual Darkseid le ha inyectado kriptonita líquida en sus venas para quitarle sus poderes – se hacen presentes en el lugar, pidiendo la ayuda de Constantine. Es que el hechicero puede encontrar a Damien Wayne – el hijo de Batman y Talia Al’Ghul, actual regente de la Liga de los Asesinos -, quien puede formar un ejército de mercenarios para un contraataque desesperado. Con ellos – y con el Escuadrón Suicida mas una camada de supervillanos decepcionados con la suerte de la invasión -, Constantine, Raven, Damien y Superman liderarán una ofensiva subterránea en Apokolips, intentando derrotar a Darkseid mediante la magia… y con el tiempo en su contra, ya que el villano está extrayendo a toda velocidad el magma de las entrañas de la Tierra, lo que amenaza con desatar una catástrofe en el superficie del planeta, matando a billones y sellando el destino de la raza humana.

Crítica: Justice League Dark: Apokolips War (2020)

Odio cuando sacan de la galera el final de una saga que nadie anticipaba (o al que nadie le interesaba). Como cuando dijeron a último momento que los X-Men (en la época de Bryan Singer) eran parte de una trilogía y se mandaron con X-Men: The Last Stand en manos del incompetente Brett Ratner. O Blade: Trinity.. Digo, las trilogías se anuncian, forman parte de un hilo argumental con cosas pendientes en el medio que se resuelven en el último capítulo, no con aventuras auto conclusivas que de la nada le bajan la persiana.

Algo parecido ocurre con Justice League Dark: Apokolips War, la que representa el final del Universo Animado DC (basado en el New 52) que comenzó en el 2013 con Justice League: The Flashpoint Paradox. ¿Alguien sabía que iba a ocurrir eso?. ¿A alguien le importa?. Lo único que sé es que, con escasas excepciones, el New 52 en el mundo animado de la DC / Warner ha sido decepcionante. Que ahora le pongan un candado y arranquen de nuevo no es una sorpresa sino un clamor popular escuchado (al fin!) por los Dioses.

Para gritar a los cuatros vientos que es la conclusión de una saga (que solo existe en la mente de sus creadores), los responsables de esto decidieron tirar la casa por la ventana. Esta es la respuesta animada de la DC a Avengers: Endgame. No hay personaje del panteón DC que no esté presente y la mayoría sufre una muerte horripilante en primerísimo plano. El problema con esto es que la visión épica que pretende la cinta – Darkseid viene a invadir la Tierra, la Liga de la Justicia se le enfrenta y pierde, de los restos de la batalla surge una resistencia formada por los héroes menos pensados que debe dar vuelta las bazas en el combate mas desigual de la historia – es gigantesca para comprimirla en 90 minutos que dura el filme, razón por la cual esto se trata de un par de docenas de personajes desarrollados a las apuradas y un montón de cameos. Por ejemplo Shazam no dice ni una palabra y es masacrado en menos de dos minutos de aparecer en pantalla. Bane, Mantarraya, y el Detective Marciano brillan por su silencio y, cuando les ocurre algo, el efecto dramático es nulo. Es como la fantasía perversa de un fan que juega con muñecos de superhéroes y los despedaza de la peor manera para satisfacer su morbo.

La historia es bastante idiota. La Liga de la Justicia sabe que Apokolips – planeta errante de Darkseid, el tipo al que copiaron para hacer a Thanos – entró en el sistema solar y deciden enchufar a todos los superhéroes en tres navecitas dispuestos a un desembarque “sorpresa” para derrotar al villano. Claro, nadie pregunta si en Apokolips hay oxígeno para respirar, si no tienen ahí algún tipo de radar para saber si van en camino, si la gravedad no los aplastará contra el piso y si todos los superpoderes de las historietas van a funcionar a la perfección en otro planeta. Darkseid los espera con una horda de monstruos mutantes – versiones aladas de Doomsday – así que Superman es absolutamente inútil contra semejante ejército. El murciélago es un adorno, Constantine solo saca conejos de las galeras y huye en el momento mas acuciante, Flash corre y empuja, y en menos de cinco minutos son todos acribillados. Luego del supuesto shock viene el aftermath: Constantine emborrachándose como una cuba en los restos de Londres junto a un demonio que se parece demasiado a Mick Rory de Leyendas del Mañana, un Clark Kent barbudo e infestado de kriptonita y Raven (¿les conté la leyenda del sandwich mas maravilloso que haya existido?) pidiéndole ayuda al hechicero. Por qué corno Raven tiene los poderes disminuidos y Constantine no es un misterio, lo cierto es que van tras Damian Wayne – sip, el hijo de Batsi con Talia Al´Ghul – para que reclute a un ejército de asesinos para una embestida desesperada contra Darkseid. A Damian le persiguen imágenes de compañeros de los Teen Titans siendo masacrados por los Doomsdays alados (incluyendo a Sedita) y decide buscar lo peor de lo peor… o sea que va a reclutar directamente al Escuadrón Suicida. En una de las decisiones mas estúpidas del libreto (y solo impulsada por el departamento de marketing ya que ponen a los personajes mas populares en los roles principales, no a los personajes lógicos que correspondería), la nueva líder del escuadrón (ya que el Guasón fue boleta) es Harley Quinn. No Bane, que es una bestia descomunal con cerebro de genio. No Mantarraya, que al menos es un guerrero entrenado. Nop. Solo la loquita de shorts demasiados ajustados que anda con un martillo enorme de juguete. Apelando a la buena voluntad de Lex Luthor (que hace de lacayo de Darkseid en la Tierra, pero en realidad tiene sus propios planes), obtienen datos de inteligencia para un contraataque desesperado.

El problema con Justice League Dark: Apokolips War es que nadie del equipo creativo tiene dos dedos de frente para hacer las cosas medianamente lógicas y mucho mas interesantes. Hubiera sido genial sacar a los grandes héroes del medio y hacer que una Liga de Villanos salve al mundo por primera vez en su vida. Como a DC no le gustan los sacrilegios, los personajes principales siempre salen a flote gracias a su nobleza (sin importarle masacrar de la peor manera posible a todas las versiones posibles de Linterna Verde), los muertos reviven / se redimen, los Deus Ex Machina aparecen a rolete y todo termina en un cobarde reseteo sin la mas mínima audacia creativa posible. Eso sin contar el darle un exagerado protagonismo a un cretino tan poco confiable como es Constantine.

Dios quiera que con Superman: Man of Tomorrow (el nuevo filme animado que DC tiene en las gateras) la gente de la Warner supere estos esperpentos. El universo animado DC se bandea con fuertes altibajos de calidad, con cosas gloriosas y otras detestables. Como final de una saga Justice League Dark: Apokolips War es decepcionante porque precisaba oxigeno (o sea, dos o tres filmes en cadena para darle desarrollo y peso dramático a la historia) y un mejor sentido de la épica. Así como está es un fan fest que carece de profundidad y relevancia, y que comete algunos serios sacrilegios con algunos de los héroes mas venerados de la editorial.

LA SAGA ANIMADA DE LA LIGA DE LA JUSTICIA

Liga de la Justicia: La Nueva Frontera (2008) – Liga de la Justicia: Crisis en Dos Tierras (2010) – Liga de la Justicia: Doom (2012) – Liga de la Justicia: la Paradoja del Tiempo (2013) – Liga de la Justicia: Guerra (2014) – Liga de la Justicia: Dioses y Monstruos (2015) – Justice League vs Teen Titans (2016) – Liga de la Justicia Dark (2017) – Justice League vs the Fatal Five (2019) – Justice League Dark: Apokolips War (2020)