Crítica: Invasión Secreta (2023)

Volver al indice de críticas por género / una crítica del film, por Alejandro Franco

1 atómico: malaUSA, 2023: Samuel L. Jackson (Nick Fury), Emilia Clarke (G’iah), Don Cheadle (Rhodey), Kingsley Ben-Adir (Gravik), Ben Mendelsohn (Talos), Olivia Colman (Sonya Falsworth)

Creada por Kyle Bradstreet, basado en personajes de Marvel

Trama: Nick Fury y el general Talos – líder de los Skrulls – han descubierto que una facción rebelde, a cargo del revolucionario Gravik, se encuentra desarrollando una conspiración para desatar una Tercera Guerra Mundial entre Estados Unidos y Rusia. Utilizando su capacidad metamórfica, miles de Skrulls rebeldes se encuentran infiltrados en las altas esferas de ambos gobiernos. Fury acude a su socia incondicional de siempre, María Hill, para detener un posible atentado de Gravik en Rusia; pero no sólo llega tarde sino que Hill es herida de muerte en el intento. Con el coronel Rhodes negándole su apoyo, Fury y Talos están solos para combatir a Gravik; la única opción que tienen es G’iah, la hija de Talos, que está como segunda al mando de la facción rebelde. La furia de Gravik reside en que los Skrulls están en la Tierra desde los años 80s y Fury y Carol Danvers han sido incapaces de encontrar un planeta remoto con condiciones de vida aceptables donde exiliar a su pueblo. Ahora Gravik quiere convertir a la Tierra en un planeta devastado y tóxico – debido a una eventual guerra termonuclear entre ambas superpotencias -, un ambiente radiactivo al cual los Skrulls son inmunes… amén de exterminar a la humanidad y quitarse de encima cualquier tipo de oposición para tomar el mundo. Y sólo Talos y Fury son los únicos capaces de impedir semejante locura.

Crítica: Invasión Secreta (2023)

El Universo Cinemático Marvel está irremediablemente perdido… y, lo que es peor, es posible que el Imperio Disney también. La Casa del Ratón tiene muchos frentes abiertos – sus parques temáticos no están generando el dinero que debería (no logran recuperar los números pre pandemia); la pelea a muerte que tienen con el gobernador Ron DeSantis por los impuestos y la potestad sobre los terrenos donde está asentado Disneylandia en Orlando; Disney+ que sólo crece a costa de un precio de suscripción que da pérdidas, especialmente por las costosas producciones que estrenan en streaming; la mala factura técnica y pésima recepción crítica de los últimos filmes de Pixar, Disney, Lucasfilms y Marvel que sólo dan pérdidas millonarias en taquilla – pero, el mas grande pecado que están cometiendo es que están asesinando por saturación al ganso de los huevos de oro que es Marvel. La división Lucasfilms es otro tema, hace rato que funciona para el traste y Kathleen Kennedy debería haber sido eyectada del puesto hace años – ¿una de Indiana Jones con un geronte de 80 años como protagonista y a un costo de 300 millones de dólares? ¿carísimas series mediocres como El Libro de Boba Fett y Obi-Wan Kenobi que no satisfacen a nadie? -; pero con Marvel la Disney parecía tener la cosa restringida bajo un estricto control de calidad. Jubilaron a los héroes principales – fíjense que, aún con todos los errores cometidos, la DC nunca sacó de la cartelera a Batman, Superman y la Mujer Maravilla (incluso podría decirse que hay demasiadas versiones de los mismos personajes en cine y TV, basados en diferentes interpretaciones de sus mitologías) -, y pretendieron hacer la gran Guardianes de la Galaxia (es decir, sacar un éxito a partir de héroes ignotos) con personajes menos conocidos y con mitologías ridículas. Eternals no le gustó a nadie; Thor: Amor y Trueno fue excesivamente cómica; Quantumanía puso a un villano brutal contra el mas ridículo de los superhéroes y la recaudación fue decepcionante; Guardianes 3 fue demasiado cruel; y la única que valió la pena fue Wakanda Forever. Peor le va con las series de TV: She-Hulk terminó siendo un bodrio, Ms. Marvel desbarrancó sobre el final; planean un serie sobre Ironheart, el personaje mas detestado de Wakanda Forever. Pero el colmo de los colmos es Invasión Secreta: una vez que le dan pantalla exclusiva para que Samuel L. Jackson pueda lucirse como corresponde, desperdician la oportunidad con una trama boba, filmada con desidia, sin personajes interesantes, cocinada a las apuradas y llena de golpes de efecto (ni que hablar del horripilante final que carece totalmente de sentido). Puede que no sea el peor engendro del mundo pero Invasión Secreta te deja una sensación indignante. ¿En serio malgastaron tanta plata y talento en una miniserie tan hueca y mal dirigida?.

Los Skrulls vienen a retomar el puesto que siempre le correspondió en los comics – el de ser los villanos de la trama -. Acá hay un lider rebelde – Gravik, interpretado con cierta chispa por Kingsley Ben-Adir – que, harto de ser un pueblo errante en el universo, decide apropiarse de la Tierra reemplazando a los mayores líderes del mundo con camaleónicos Skrulls y provocando una guerra entre superpotencias, total ellos pueden sobrevivir un ambiente tóxico radiactivo. Se le opone Talos (Ben Mendelsohn) y Fury junto con un puñado de aliados brutalmente desperdiciados – cameos de Cobie Smulders y Martin Freeman -. Lo mas estúpido de todo que son tres tipos con pistolitas enfrentados a un millón de Skrulls cuya identidad desconocen, que están infiltrados por todas partes y que están dotados de tecnología futurista. Considerando la gravedad de toda la situación, Fury toma una decisión monumentalmente imbécil de resolver el tema él mismo sin siquiera llamar a algún Vengador para que lo ayude – parte del drama es que él tiene muestras de ADN de todos los superhéroes, tomadas a partir de la sangre derramada en el campo de batalla en la pelea final contra Thanos en Endgame… lo que permitiría reproducir los superpoderes de los mismos con un poco de ingeniería genética inversa -. Precisamente el tema del ADN mete a la serie en un brete imposible de subsanar sin dañar la coherencia / estabilidad del MCU, especialmente en el final en donde alguien sale caminando con todos los poderes de los superhéroes combinados y transformándose automáticamente en el ser mas poderoso del Universo. ¿Cómo manejar las historias que seguirán después de pergeñar semejante engendro? Eso sin considerar que hay muchos casos en donde el ADN recogido es absurdo: ¿cuál es el superpoder de Rocket Racoon? ¿vivir de mal humor y ser pendenciero?. ¿O de Gamora? ¿Ser buena con los cuchillos?. Al menos de Drax es la invisibilidad… siempre y cuando te mantengas quieto y sin hablar durante un largo, largo rato.

Talos y Fury se portan de manera torpe. La hija de Talos (una envejecida Emilia Clarke con cara de constipada todo el tiempo) funciona para los dos bandos, y el bobo del villano incluso se da el lujo de confiar en ella, aún cuando sea la hija del antiguo líder con quien está en guerra. Samuel L. Jackson se ve viejo, gordo y lento, y aunque la mayoría de las refriegas involucran tiroteos, ya ha dejado de ser un héroe de acción creíble (tiene 74 años!; después nos quejamos de Harrison Ford…). A Fury le meten un romance salido de la nada, el cual tiene notas alegóricas sobre la inclusión de las cuales Disney últimamente viene intercalando en exceso en sus productos y bordea lo panfletario. Hay que admitir que Jackson, Mendelsohn y Ben-Adir tienen su chispa en los momentos diálogados, pero es como muchas palabras, poca intriga y mucha acción filmada con calidad de película de cable. Es ir y volver de un montón de lugares, hablar mucho, explotar bastantes cosas y aplicar golpes de efectos o soluciones fáciles y rápidas para terminar cuanto antes el capítulo. En un momento Gravik está a dos metros de Fury mientras éste carga a un herido Talos. ¿Por qué diantres no se tomó dos segundos para meterle dos balas en la cabeza a sus únicos enemigos a ultranza?. Porque prefiere fanfarronear y salir zumbando de un tiroteo aún cuando la refriega estaba lejos de terminar, amén de que Gravik tiene poderes regenerativos (¿se acuerdan el villano de Iron Man 3?) que lo hacen indestructible. ¿Qué necesidad de huir?.

Pero mucho peor es el despacho expeditivo, nada elegante y nulamente dramático de personajes históricos del MCU. La muerte de Maria Hill es un sacrilegio atroz e indignante, y es el primero de muchos. Otras ocurrencias tienen que ver con el reemplazo de íconos del MCU por versiones Skrull, algo que supuestamente pasa desde hace muchos años y los cuales carecen totalmente de lógica en retrospectiva – ¿Rhodey reemplazado desde Civil War? Entonces, ¿por qué lloraba en el funeral de Tony Stark? – . Y cuando todo este berenjenal se resuelve, la batalla final dura menos de cinco minutos. Las malas palabras que existen en el diccionario de la Real Academia Española me quedan cortas a la hora de expresar lo insatisfactorio que es todo esto.

Si hay una perla en el barro, ésa es Olivia Colman. A ella deberían haberla puesto en el rol de Valentina Allegra de Fontaine en vez de Elaine Benes. La Colman es deliciosamente sádica, despacha a los traidores con un chiste, es brillantemente cruel y nunca pierde la sonrisa. Es el cabal ejemplo de una jefa de inteligencia amoral que disfruta de las conspiraciones y siempre está un paso adelante de sus enemigos.

Cuando uno vió los primeros trailers de Invasión Secreta, se entusiasmó con que Marvel retomaría el ambiente conspirativo de gran espionaje que había logrado brillantemente en Capitán América y el Soldado de Invierno; en cambio, lo que hay aquí no es siquiera una pálida sombra del filme de los hermanos Russo. Ni el creador Kyle Bradstreet ni el director Ali Selim tienen la más mínima idea de cómo inyectar interés, tensión o siquiera coherencia en la trama. Con solo 6 capítulos Invasión Secreta se hace larga y se ve como una oportunidad brutalmente desperdiciada. La conspiración Skrull daba para un gran filme dirigido por alguien con mucha más garra, y con más héroes en la parrilla… en vez de una lista de gerontes con pistolitas intentando detener la Tercera Guerra Mundial solo con buenas intenciones.

MARVEL CINEMATIC UNIVERSE

Fase UnoIron Man (2008) – El Increible Hulk (2008) – Iron Man 2 (2010) – Thor (2011) – Capitán America: el Primer Vengador (2011) – Los Vengadores (2012)
Fase DosIron Man 3 (2013) – Thor: Un Mundo Oscuro (2013) – Capitán América: el Soldado de Invierno (2014) – Guardianes de la Galaxia (2014) – Vengadores: la Era de Ultrón (2015) – Ant-Man, el Hombre Hormiga (2015)
Fase Tres: Capitán América: Civil War (2016) – Doctor Strange (2016) – Guardianes de la Galaxia Vol. 2 (2017) – Spiderman: De Regreso a Casa (2017) – Thor: Ragnarok (2017) – Pantera Negra (2018) – Vengadores: Infinity War (2018) – Ant-Man y la Avispa (2018) – Capitana Marvel (2019) – Vengadores: Endgame (2019) – Spider-Man, Lejos de Casa (2019)
Fase Cuatro: WandaVision (2021) – Falcon y el Soldado de Invierno (2021) – Loki (2021) – Viuda Negra (2021)- What If… (2021) – Shang-Chi y la Leyenda de los 10 Anillos (2021) – Eternals (2021) – Spiderman: Sin Camino a Casa (2021) – Hawkeye (2021) – Doctor Strange en el Multiverso de la Locura (2022) – Moon Knight (2022) – Ms. Marvel (2022) – Thor: Amor y Trueno (2022) – She-Hulk (2022) – Pantera Negra: Wakanda para Siempre (2022)
Fase Cinco: Ant-Man y la Avispa: Quantumania (2023) – Guardianes de la Galaxia Vol. 3 (2023) – Invasión Secreta (2023)