Crítica: Spider-Man: Lejos de Casa (2019)

Volver al Indice – crítica de Cine Fantástico y de Culto / una crítica del film, por Alejandro Franco


3 atómicos: buenaUSA, 2019: Tom Holland (Peter Parker / Spider-Man), Samuel L. Jackson (Nick Fury), Jake Gyllenhaal (Quentin Beck / Mysterio), Marisa Tomei (May Parker), Jon Favreau (Happy Hogan), Zendaya (MJ)

Director: Jon Watts – Guión: Chris McKenna & Erik Sommers, basados en el personaje de la Marvel

Trama: Iron Man: salvador del universo. El sacrificio de Tony Stark recuperó a la mitad de la población mundial y hoy todos ven al difunto millonario como un mártir que salvó a la humanidad. Pero esos mismos ojos también se han posado sobre Spider-Man, a quien todos consideran el digno sucesor de Stark. Con los Vengadores desbandados y con SHIELD golpeando su puerta para reclutarlo para un misión secreta, Peter Parker siente que la presión lo excede y por eso decide irse – en el mayor de los secretos – a su viaje de fin de año a Europa. Pero Nick Fury y su equipo lo han seguido hasta Venecia, y ahora lo han forzado a unir fuerzas con un super héroe de otra dimensión – Quentin Beck, que proviene de una Tierra paralela y que intenta dar caza a un grupo de monstruos conocidos como los Elementales, los cuales han arrasado su propio planeta – para combatir la amenaza que se cierne sobre nuestro mundo. Pero Peter sólo quiere ser un adolescente normal, disfrutar la vida y declarar su amor a MJ, su intrigante compañera de estudios. Un gran poder demanda una gran responsabilidad y cuando tempestivamente le llega un paquete de Stark – un inesperado regalo póstumo que le da acceso a toda su red de satélites de defensa -, Peter siente que el destino de la humanidad no puede estar en manos de un chico de 16 años. La gigantesca carga lo aturde y Beck se ha mostrado como un nuevo mentor para Peter, un tipo maduro y valiente, alguien confiable que puede asumir el peso de manejar la red de satélites Stark. El drama es que nada es lo que aparenta ser y no sólo la vida de Peter estará en riesgo sino el destino mismo de toda la humanidad.

Crítica: El Hombre Araña: Lejos de Casa (2019)

Spiderman: Lejos de la Coherencia. Mientras que la última aventura de arañita entretiene (y mucho), por otro lado la historia deja que desear (y mucho). Es cierto que la última iteración del mas amado superhéroe de Marvel tomó un camino claramente iconoclasta cuando Tom Holland se puso la máscara pero, a esta altura, los golpes de efecto – si bien te dejan con la boca abierta – terminan por hacer crujir la credibilidad cuando uno analiza en retrospectiva la trama. Oh, si, ésta es una de esas típicas películas de refrigerador de las que hablaba Hitchcock en donde el director hace magia, te encandila con el prestigio y después te das cuenta de todas las pifias y costurones del engaño horas después de que saliste del cine. No sólo hablamos de los cambios importantes a la mitología del personaje – comencemos por la sexy milf que es la tía May, la cual conoce la identidad secreta de su sobrino, amén del traje con superarmas, la “vibra de Peter” (en vez del sentido arácnido) y un montón de otras sorpresas y truculentos retoques que están acercando al Hombre Araña al peligroso terreno de herejía de El Hombre de Acero – sino porque los minutos finales (y las secuencias post créditos) no tienen ningún sentido. No solo te hace re-examinar prácticamente todo el Universo Cinemático Marvel que viste hasta ahora (¿era realmente tal personaje? ¿o sólo el impostor? ¿es un salto de continuidad, así como pasaba al principio de De Regreso a Casa que ubicaba la aventura de arañita 8 años después de Los Vengadores… o sea que en el año 2020??), sino que el sensacionalismo eleva tan alta las expectativas que resulta imposible resolverlo con una continuación lógica. Mas ahora que Sony y Disney / Marvel se divorciaron con lo cual quedan todas las bol… naranjas del malabarismo en el aire. ¿Cómo resolver los romances otoñales entre Happy Hogan y tía May?. ¿Qué diantres van a hacer con la herencia Stark?. ¿Cómo van a congeniar todo eso – como si nunca hubiera existido -, mas el plus de las apuestas hechas en los últimos 10 minutos del filme?. El Universo Cinemático Sony precisa un genio para resolver todos estos dilemas, a menos que le pidan prestado el aparatito a los Hombres de Negro y neuralicen a toda la platea.

Pero si la aventura en cuestión está metida con calzador (en cuanto a continuidad) en el Universo Cinemático Marvel, el otro problema es la historia en sí, que es una parafernalia prepotente y sin sentido. No me aburrí, es cierto, pero me llegó mas al corazón las correrías de arañita por los rascacielos de Nueva York en los últimos cinco minutos de la cinta que todo el show exagerado de los 85 minutos previos. ¿A dónde fue a parar la intimidad y el personalismo del superhéroe arácnido?. A estas alturas las aventuras de Tobey Maguire y Sam Raimi parecen un show minimalista a lo  Dogma 95 comparado con Holland combatiendo amenazas siderales que arrasan ciudades y contra las cuales las telarañas no dan resultado. Quizás el mayor problema de la era Jon Hamm es que Peter Parker es un niñato que carece de independencia y que siempre debe estar bajo el ala de alguien. Antes era de Tony Stark, ahora de su herencia y de Quentin Beck / Mysterio & Nick Fury, quienes viven mandoneándolo / dándole consejos y llenándole la cabeza en vez de dejar al tipo lidiar con sus dramas y encontrar solo su propio camino. Como ocurría en Homecoming Parker lo termina haciendo – casi siempre en la segunda mitad del filme – y es ahí cuando se pone interesante la película y se acerca al Spiderman que todos conocemos.

Acá hay mucho humor, buenas actuaciones (¿cómo desperdician a Jake Gyllenhaal en este rol?; denle a este tipo un disfraz y un rol de superhéroe en el MCU ya por favor!), gran química entre los protagonistas y hay muchas escenas individuales que funcionan, pero el todo no es la mera suma de las partes. La presencia de Tony Stark sigue intoxicando todo (en este caso, la ausencia y el duelo por su sacrificio en el clímax de Endgame; la presión de todos, que ven en Spiderman el sucesor natural de Iron Man; la pérdida del mentor en el difícil oficio de ser superhéroe – en donde Tony termina suplantando el rol de faro moral que tenía el tío Ben en las historietas, otra decisión discutible de la nueva saga -) y la aparición de Mysterio (un nuevo superhéroe proveniente de una Tierra alternativa existente en otra dimensión y que llegó por una falla en el segundo snap al final de Avengers: Endgame) sólo hace que otro tipo maduro siga opacando a arañita. El guión quiere hacer muchas cosas – mostrar a un Parker inseguro, que prefiere ceder el protagonismo a otros héroes mientras intenta disfrutar su adolescencia, o que descubre el amor y deja expuesto su lado mas sensible – pero, para ello se mete en el berenjenal de hacer que un pibe de 16 años quede a cargo de un arsenal galáctico al estilo del Star Wars imaginado por Ronald Reagan en los años 80, una estupidez mayúscula que sólo se le puede ocurrir a estos libretistas, amén de pasar por alto una tonelada de otros vengadores (Pantera Negra, Hulk, Bruja Escarlata y un largo etcétera) que estarían mejor adecuados, mas maduros e inteligentes, no sólo para hacerse cargo del programa de defensa satelital de Stark sino para lidiar con la amenaza de los Elementales en Europa (¿y Pepper Potts? ¿acaso no le corresponde a la viuda manejar la herencia de su marido?). Es absurda la obsesión de Nick Fury para que Spidey se haga cargo de una amenaza para la cual claramente no está calificado (aunque después el libreto explica el por qué). Y cuando llega la hora de las revelaciones todo se transforma en una de Misión Imposible pero con superhéroes (poner acá onomatopeya de dientes crujiendo!).

Honestamente, no sé si el divorcio de Sony / Disney no es lo mejor que le puede pasar a Spidey en esta nueva etapa. Sacando de la ecuación el encastre forzado con el MCUy dejando a Spiderman en Nueva York, siendo el superhéroe barrial de siempre y lidiando con Venom, Morbius y su propio universo cinematográfico mas acotado y tradicional -, le daría mas oxígeno y volvería sus aventuras a caminos mas tradicionales. La gente de Sony se sale de la vaina por hacer cosas revolucionarias, pero yo quiero ver a Peter noviando, hablando sus dramas con tía May en la intimidad de su cocina o viendo cómo estudia para el examen del día siguiente mientras debe combatir la amenaza del día. Los trajes robots, los monstruos siderales y las revelaciones de su identidad secreta a medio cast están ahogando al superhéroe que amamos. Con Spider-Man: Un Nuevo Universo Sony demostró que puede hacer las cosas diferentes y con calidad; acá esto se está transformando en un culebrón cada vez mas inflado y sacado donde va a llegar un punto en donde las explicaciones brillen por lo ridículo de su ocurrencia.

PD: nombrar a la desaparición masiva de billones de personas como “el Blip” es uno de las peores ocurrencias de la historia del cine. ¿Por qué no “el snap” (mas cercana a la explicación del mismo Thanos) u otro nombre mucho menos ridículo??.

EL HOMBRE ARAÑA

La saga moderna de Spiderman se compone de: Spiderman (2002), Spiderman 2 (2004) y Spiderman 3 (2007). El Sorprendente Hombre Araña (2012) es el reboot de la franquicia y el comienzo de una nueva trilogía (que quedaría inconclusa), seguida por El Sorprendente Hombre Araña 2: La Amenaza de Electro (2014). En el 2017 Marvel tomaría las riendas del personaje y lo integraría al MCU, comenzando con su participación en Capitán América: Guerra Civil (2016) y siguiendo con sus aventuras en solitario Spiderman: Regreso a Casa (2017) y Spider-Man: Lejos de Casa (2019). Sony armaría un universo cinemático propio a partir de los villanos del Hombre Araña (aunque sin mencionar a este) en el 2018, comenzando con Venom (2018); y ese mismo año llevaría a la pantalla grande una aventura animada con la versión de Miles Morales del personaje en Spider-Man: Un Nuevo Universo (2018)

MARVEL CINEMATIC UNIVERSE

Fase UnoIron Man (2008) – El Increible Hulk (2008) – Iron Man 2 (2010) – Thor (2011) – Capitán America: el Primer Vengador (2011) – Los Vengadores (2012)
Fase DosIron Man 3 (2013) – Thor: Un Mundo Oscuro (2013) – Capitán América: el Soldado de Invierno (2014) – Guardianes de la Galaxia (2014) – Vengadores: la Era de Ultrón (2015) – Ant-Man, el Hombre Hormiga (2015)
Fase Tres: Capitán América: Civil War (2016) – Doctor Strange (2016) – Guardianes de la Galaxia Vol. 2 (2017) – Spiderman: De Regreso a Casa (2017) – Thor: Ragnarok (2017) – Pantera Negra (2018) – Vengadores: Infinity War (2018) – Ant-Man y la Avispa (2018) – Capitana Marvel (2019) – Vengadores: Endgame (2019) – Spider-Man, Lejos de Casa (2019)