Crítica: Battle Angel: La Ultima Guerrera (2019)

Volver al Indice – crítica de Cine Fantástico y de Culto / una crítica del film, por Alejandro Franco


3 atómicos: buenaUSA, 2019: Rosa Salazar (Alita), Christoph Waltz (Dr Dyson Ido), Keean Johnson (Hugo), Jennifer Connelly (Chiren), Mahershala Ali (Vector), Jackie Earle Haley (Grewishka), Ed Skrein (Zapan), Jorge Ledenborh Jr. (Tanji), Lana Condor (Koyomi), Jeff Fahey (McTeague), Idara Victor (Nurse Gerhad)

Director: Robert Rodriguez, Guión: James Cameron & Laeta Kalogridis, basados en el manga Gunnm de Yukito Kishiro,

Trama: Año 2563. La Tierra aún no se ha recuperado de la Guerra Mundial ocurrida hace ya mas de trescientos años. El mundo se divide en dos: la élite que vive en la ciudad flotante de Zalem, y la multitud agolpada en el gueto que crece a su sombra en la llamada Ciudad de Hierro. El doctor Ido es un filántropo que se dedica a crear partes robóticas para personas lisiadas – muchas de las cuales han sido asaltadas y mutiladas por ladrones de órganos que trabajan para Zalem – y un día, revolviendo el masivo basurero donde la ciudad flotante descarga sus deshechos, se topa con los restos de una androide. Cuando la reconstruye, su presencia le hace recordar a su hija fallecida y termina por bautizarla con el mismo nombre: Alita. Pero Alita no tiene memoria de quién es o de cómo llegó al vertedero, y sólo cuando salva a Ido del ataque de dos poderosos ciborgs, comienza a tener flashes sobre su origen. Y es que Alita pertenecía a la élite de robots que luchó contra la humanidad en la gran guerra planetaria ocurrida entre la Tierra y Marte hace tres siglos. Recuperando su cuerpo casi indestructible, Alita es reconstruída… pero su presencia llama la atención de la élite de Zalem, que ordena a su acólito Vector capturarla o destruirla. Es entonces cuando Alita deberá abandonar el anonimato y se verá forzada a pelear a muerte para defender a aquellos a quienes ama… una situación que la pondrá en la mira de los mas peligrosos cazarecompensas de Ciudad de Hierro.

Crítica: Battle Angel: La Ultima Guerrera (2019)

Ya imagino al tipo de Honest Trailers diciendo cosas como éstas:

“Un mundo postapocalíptico donde una androide se enamora de un humano y sólo pueden tener relaciones orales”.

“Un filme que te emocionará hasta el último circuito!”.

“Protagonizada por:

Robo-Mex

Mrs. Vision

Cottonmouth Blade

y Hans Landa del Futuro en…. ASTROBOY CON BUBBIES!”

Si la versión OVA de 1993 no me convencíó en su momento, esta super producción patrocinada por el pope James Cameron y dirigida por Robert Rodriguez… tampoco sigue sin seducirme. Se corrigen errores viejos pero se suman nuevos. Si el argumento original de Alita, Angel de Combate se veía como un clon mucho mas sangriento de Astroboycientífico que encuentra a un robot semidestruído entre la chatarra lanzada por una ciudad volante; debajo de ésta un mundo oprimido sumido en la miseria y el crimen; el robot que le recuerda el hijo muerto al científico; el androide que resulta ser un arma mortal pero con corazón; la batalla real del final donde el robot vence a los malos y se redime, convirtiéndose en héroe -, acá no han hecho un ápice para camuflarlo. Cosa curiosa, una segunda visión por parte de ojos expertos – léase James “yo era el Rey del Mundo hasta que Avengers: Endgame me pateó el trasero” Cameron – no ha hechon nada por mejorar los mecanismos dramáticos de la historia. Acá hay una épica brillante enterrada en una historia apurada, actuaciones blandas, escenografías repetidas y peleas menos sanguinarias de lo que debería. Si Alita: Battle Angel 2019 es la mejor adaptación americana de un anime hasta este momento – y aun así no convence -… ¿qué nos espera cuando cometan el sacrilegio de adaptar Akira a la pantalla grande?.

visita Autos De Culto, el portal sobre la historia de los autos argentinos y del mundo - click aqui

Christoph Waltz anda con cara de distraído, como si el argumento no le convenciera y estuviera perdido entre tantas pantallas verdes. Rosa Salazar está un poco mejor – cuando debe ser emocional te transmite sus sentimientos; cuando pelea está ok; pero a la hora de las arengas se siente increíblemente blanda, como si no tuviera sangre en las venas (bah, tiene un líquido azul) -, Keenan Johnson es increíblemente anónimo (y eso que le mueve los circuitos a la androide) y los únicos que aportan prestancia en piloto automático son Jennifer Connelly y Mahershala Ali, los cuales hacen de estereotipos con carisma. Pero hay algo que va mal con Battle Angel: La Ultima Guerrera, y no sé muy bien qué es. Quizás precisaba menos distracciones visuales (como los bizarros escenarios, una arquitectura tan retorcida e ilógica que te hace acordar a la Ciudad Gótica del Batman de Tim Burton) y mas clima, menos extras y chiches tecnológicos y mas diálogos profundos, o menos historia – como el pasado de Alita o los flashbacks de Waltz – para enfocarse en un puñado de puntos importantes. Ni siquiera cuando la piba estrena sus dotes de combate se ve demasiado impresionante – recuerdo que el OVA te shockeaba por lo gráfico de la violencia y quizás era el único punto destacable de la cinta – y uno tiene que esperar a la hora para verla en una pelea en un bar en donde Rodríguez parece acordarse que era muy bueno con las escenas de acción allá lejos y hace tiempo (aunque nada de lo que consigue aquí resulte memorable). Lástima que acá el mexicano (e incluso Cameron) parecieran obsesionados con los efectos especiales, sean los escenarios digitales, los enormes ojos de anime de Rosa Salazar o los innovadores métodos de captura de movimiento que aplicara el Rey del Mundo en Avatar.  Incluso Cameron parece haberse olvidado de lo bueno que era como guionista, desarrollando personajes tridimensionales y perfilando el pathos de los mismos.

Hace poco hicieron una encuesta a los cinéfilos sobre qué franquicia merecería ser salvada y Alita: Angel de Combate salió elegida casi por unanimidad. No soy tan entusiasta del tema. Ciertamente queda un montón de puntos por aclarar – y el ascenso pendiente de la androide a la ciudad flotante en busca de venganza, amén de explicar por qué cacso se pelearon los humanos con la República Unida de Marte (sip, leyeron bien) hace 300 años -, pero si Rodriguez no levanta la puntería (en cuanto a carnicería y dramatismo), la segunda parte la verá menos gente que ésta. Con un presupuesto de 170 palos verdes frente a una recaudación de 400 millones, la franquicia debería estar asegurada… pero me hubiera gustado ver a un tipo mucho mas brutal (ya fuera alguno de la dupla directorial de John Wick o siquiera Tim “Deadpool” Miller) embadurnando de rojo la pantalla y dándole mucho mas espacio para que los personajes respiren y se sientan creíbles. Rodriguez pasa volando como poste caído a la inocencia de la heroína (el cual es un punto fundamental de la historia), y el lazo paternal con su rescatador está escupido al pasar cuando debería ser una cosa super emocionante. Recién sobre el final Alita respira con épica de heroína, simplemente porque minutos antes acuchillaron a medio elenco. Battle Angel: La Ultima Guerrera no será mala, pero definitivamente no es la gran adaptación de anime que estaba esperando.

ALITA, ANGEL DE COMBATE

Alita, Angel de Combate (1993) – la versión live action norteamericana Battle Angel: La Ultima Guerrera (2019)
El Sistema 3, el sistema para mantenerte en forma