Crítica: Thor: Amor y Trueno (2022)

Volver al indice de críticas por género / una crítica del film, por Alejandro Franco


4 atómicos: muy buenaRecomendación del EditorUSA, 2022: Chris Hemsworth (Thor), Christian Bale (Gorr, el carnicero de los Dioses), Natalie Portman (Jane Foster / Poderosa Thor), Tessa Thompson (Valkiria), Taika Waititi (Korg), Russell Crowe (Zeus), Chris Pratt (Peter Quill / Star Lord)

Director: Taika Waititi – Guión: Taika Waititi & Jennifer Kaytin Robinson, basados en personajes de Marvel

Trama: Love ha muerto. Su padre Gorr llora desconsolado. El planeta donde vivían está devastado por décadas de sequía, dejando un paraje desolado y convirtiéndolos en los últimos sobrevivientes de su raza. Transitando por el desierto en busca de su muerte, Gorr se ha topado con el paraíso donde viven los dioses a los que tanto ha adorado. Egoístas, absortos en su abundancia, insultan la presencia del famélico Gorr ya que consideran que pronto tendrán nuevos seguidores en planetas mas fértiles. Pero el destino le ha hecho un guiño a Gorr y ha dejado al alcance de su mano un arma de poderes devastadores – la Necroespada -, cuyo portador ha sido abatido por los dioses. Tomando la espada – y recibiendo una renovada (y oscura) energía de la misma – Gorr masacra a todos los dioses de su planeta y ha jurado vengarse de todos aquellos seres todopoderosos que desprecian a sus fieles seguidores. Mientras tanto Thor intenta encontrar su camino en el universo, viviendo mil aventuras con los Guardianes de la Galaxia; pero al enterarse de la muerte del dios protector del planeta al cual están ayudando comprende que hay una amenaza superpoderosa suelta en el cosmos… y cuyo próximo destino puede ser el poblado de Nueva Asgard establecido en la Tierra y comandado por Valkiria como su reina. Y cuando las sospechas de Thor se confirman, el dios del trueno precisará de toda la ayuda posible… incluyendo la de Jane Foster, la cual ha sido elegida por el Mjolnir para defender Nueva Asgard de cualquier tipo de amenaza. Lo que no sabe Thor es que Jane está muriendo de Cáncer y el uso del Mjolnir sólo le brinda un bienestar pasajero… sin evitar que la enfermedad avance hasta los estadíos finales.

Crítica: Thor: Amor y Trueno (2022)

Taika Waititi, señores: tómenlo o déjenlo. El tipo nunca va a pasar desapercibido. Es una mente salvaje, un gran cineasta, un tipo que se decanta por hacer lo que se le dé la gana… y siempre con mucha pasión. El drama con Waititi es que sus historias carecen de fluidez emotiva: salta tanto el tono de una escena a la otra que sus filmes se transforman en auténticas montañas rusas. Cuando es melodramático, es devastador¿se acuerdan de los zapatitos de Scarlett Johansson en Jojo Rabbit? -. Cuando es cómico, te morís de la risa. Y cuando es delirante, te da vergüenza ajena de hasta dónde puede llegar. El problema es que el tipo combina las tres cosas en casi todas sus películas y no siempre de la manera mas pulida posible, lo cual muchas veces termina bordeando lo chocante en muchas ocasiones. Si Thor: Ragnarok era la aventura suprema de Thor – con Chris Hemsworth siendo tan cómico como heroico -, Thor: Amor y Trueno es un Ragnarok remix menos pulido pero, no por eso, no menos entretenido y emotivo. El drama es que acá Waititi se pasa de rosca demasiadas veces y aunque uno termina por aplaudirlo, el incremento porcentual de lo ridículo termina desdibujando las partes serias del filme… que las hay y que Waititi maneja de manera maestra. Yo creo que el día que haga un filme totalmente dramático, sin comedia, puede dar lugar a algo monumental, memorable y multipremiado. Pero su naturaleza de bufón es salvaje, indomable e impredecible y siempre termina ganando la partida.

Thor: Amor y Trueno es así. Hay momentos para llorar – Jane Foster descubriendo su cáncer terminal; la devastadora odisea de Gorr al descubrir que el dios al cual ha adorado durante toda su existencia es un cretino egoísta que ha abandonado a su plebe (para colmo en un momento de hambruna que lo ha convertido en el último de su especie y lo ha forzado a presenciar la muerte de su adorada hija) -, hay momentos épicos – como Waititi no hay nadie en el MCU que traslade la épica de los superhéroes de la viñeta a la pantalla grande; acá las peleas masivas están orquestadas en cámara lenta con Guns N’Roses de fondo, una variación de la genial movida que hizo con Led Zeppelin en Ragnarok y que convirtió a todo el mundo en su fan -… y hay momentos de ridiculez extrema. Verlo a Russell Crowe – super gordo y sobreactuando sideralmente – te hace chillar los dientes, aunque el gag termine dando sus frutos; las espantosas cabras gigantes parecen salidas de los Looney Tunes, y Korg (Waititi en persona) es un narrador tan entretenido como atroz. Cada escena funciona en sus propios términos y, por supuesto, todo esto es mucho mas entretenido y movido que la pretensiosa Doctor Strange en el Multiverso de la Locura… pero una pulida general podría haber dado lugar a algo épico y memorable en vez de un acolchado de retazos que no siempre tiene coherencia interna en cuanto al tono.

Christian Bale está genial como Gorr y es imposible no sentir empatía por él y su drama personal. El inglés se relame con el look decrépito del personaje y es de los mejores villanos que ha dado el MCU. Al fin Natalie Portman no se siente como un adorno y puede flexionar sus músculos dramáticos (y físicos! guau, qué tubos…) en una película Marvel a la vez que divertirse como loca como la versión femenina de Thor. Hemsworth cada día está mejor actor, no solo sigue brillando en la comedia sino también cuando le toca ser serio, dramático y romántico. Pero quizás la mayor ganancia le corresponda a Tessa Thompson, la cual la vi sobreactuada en Ragnarok y acá fluye con una naturalidad pasmosa. Es cínica, mujeriega, decidida… su Valkiria es un personaje mucho mas redondo en esta ocasión. Es posible que la estructura del MCU no siempre haga feliz a Waititi – no sabe muy bien qué hacer con la alianza de Thor y los Guardianes de la Galaxia (impuesta por el final de Endgame) así que termina despachando a los mercenarios del espacio a los 20 minutos de iniciada la película – pero, con Thor en soledad y con los aliados de siempre, no tarda en volver a las andadas.

Thor: Amor y Trueno es un muy buen espectáculo aunque está plagado de desniveles. Es la furia creativa de Waititi y Hemsworth lo que mantiene viva la película pero el script, en cuanto a tonos según las escenas, bordea lo esquizofrénico. El epílogo tiene un tufo a pisada en falso, no parece integral con el resto de la historia, pero son cinco minutos en un show de dos horas. Desde ya tendrá sus detractores y defensores, pero en ningún momento es un filme que solo va impulsado por la rutina y la inercia. Pero, si uno acepta el aburrimiento propio y el deseo que otro lo entretenga (para bien) durante 120 minutos, bien puede relajarse y disfrutar los disparates que Waititi ha cocinado para nosotros, aunque a veces algunos tengan un sabor mas intenso que otros.

MARVEL CINEMATIC UNIVERSE

Fase UnoIron Man (2008) – El Increible Hulk (2008) – Iron Man 2 (2010) – Thor (2011) – Capitán America: el Primer Vengador (2011) – Los Vengadores (2012)
Fase DosIron Man 3 (2013) – Thor: Un Mundo Oscuro (2013) – Capitán América: el Soldado de Invierno (2014) – Guardianes de la Galaxia (2014) – Vengadores: la Era de Ultrón (2015) – Ant-Man, el Hombre Hormiga (2015)
Fase Tres: Capitán América: Civil War (2016) – Doctor Strange (2016) – Guardianes de la Galaxia Vol. 2 (2017) – Spiderman: De Regreso a Casa (2017) – Thor: Ragnarok (2017) – Pantera Negra (2018) – Vengadores: Infinity War (2018) – Ant-Man y la Avispa (2018) – Capitana Marvel (2019) – Vengadores: Endgame (2019) – Spider-Man, Lejos de Casa (2019)
Fase Cuatro: WandaVision (2021) – Falcon y el Soldado de Invierno (2021) – Loki (2021) – Viuda Negra (2021)- What If… (2021) – Shang-Chi y la Leyenda de los 10 Anillos (2021) – Eternals (2021) – Spiderman: Sin Camino a Casa (2021) – Hawkeye (2021) – Doctor Strange en el Multiverso de la Locura (2022) – Moon Knight (2022) – Ms. Marvel (2022) – Thor: Amor y Trueno (2022)