Crítica: Spider-Man: Sin Camino a Casa (2021)

Volver al indice de críticas por género / una crítica del film, por Alejandro Franco


4 atómicos: muy buenaRecomendación del EditorUSA, 2021: Tom Holland (Peter Parker / Spider-Man), Zendaya (MJ), Benedict Cumberbatch (Doctor Strange), Jacob Batalon (Ned Leeds), Jon Favreau (Happy Hogan), Jamie Foxx (Max Dillon / Electro), Willem Dafoe (Norman Osborn / Green Goblin), Alfred Molina (Dr. Otto Octavius / Doc Ock), Marisa Tomei (May Parker)

Director: Jon Watts – Guión: Chris McKenna & Erik Sommers, basados en el personaje de Marvel

Trama: J. Jonah Jameson ha publicado la cinta de Mysterio – el criminal disfrazado de superhéroe de otra dimensión – donde revelaba la identidad secreta de Spiderman / Peter Parker al mundo. Tras el anuncio la vida de Peter se vuelve intolerable hasta el punto de terminar pidiéndole un enorme favor al Doctor Stephen Strange: que invoque un hechizo supremo para borrar de la memoria de toda la humanidad que Peter es el Hombre Araña. Pero el hechizo sale mal y termina por convocar a villanos que han combatido a Spiderman en otras dimensiones – el doctor Octopus, Green Goblin, Sandman, Electro, Lizard -, los cuales Peter debe capturar para poder devolverlos a sus respectivos mundos. Mientras que Strange descubre que estos villanos han sido abducidos en el momento previo a su muerte, Peter se niega a reintegrarlos a su línea temporal para que cumplan su destino y mueran. Es por ello que Peter hace caer a Strange en una trampa, lo saca de su camino y dedica toda su energía – y la de sus aliados – a sanar / anular los poderes de los villanos. Pero un gran poder implica una gran responsabilidad… e incluso los sicópatas de turno lo saben demasiado bien como para renunciar a sus dones de dioses. En medio de una encrucijada brutal Peter quedará solo para luchar contra un ejército de malvados, los cuales saben que – unidos – son demasiado para un único Hombre Araña.

Crítica: Spider-Man: Sin Camino a Casa (2021)

En lo formal Spider-Man: No Way Home no es una buena película. En realidad ninguna de las tres cintas que hicieron la dupla de Jon Watts y Tom Holland lo ha sido. Bastardearon la mitología de arañita, la llenaron de Deus Ex Machina y el héroe nunca pudo salir de la sombra de algún mega tutor (léase superhéroe con mas poderes y edad) del MCU. La trilogía de Sam Raimi podrá ser despareja (y ni que hablar de la duología trunca de Marc Webb) pero al menos tenían un principio, un desarrollo y un final y se centraban en el héroe, el cual resolvía todos sus problemas en soledad con coraje y sagacidad, no con una tonelada de aliados y tecnología. Si los filmes de Watts / Holland han funcionado han sido por el ritmo, la acción, el humor y el componente humano de Holland. Son como versiones millenianls de aventuras de superhéroes, mas bobas y pasatistas que se quedan en el borde de ser algo mucho mas profundo e interesante.

Si a los filmes de Jon Watts los salva la enorme humanidad de Tom Holland, acá el pequeño inglés se lleva todas las palmas. La historia de Spider-Man: Sin Camino a Casa es mala porque está plagada de improbabilidades – como que un ser supremo y todopoderoso como Doctor Strange se meta en el berenjenal absolutamente irresponsable de borrarle la memoria a toda la humanidad para que la gente olvide de que Peter Parker es el Hombre Araña; de que el hechizo mal cocinado justo salve a cinco villanos segundos antes de morir en sus respectivas películas (¿por qué???); de que estos villanos (de distintos universos cinematográficos) coexistan de alguna manera; de que algunos de ellos vengan lookeados, mejorados y hasta mas educados como el Electro de Jamie Foxx; y de que Tom Holland insista en redimirlos / sanarlos antes de devolverlos a sus mundos, lo cual si bien demuestra la enorme compasión de arañita por el otro lado se lleva de patadas con la lógica (¿si vos descubriste como ser un Dios todopoderoso… renunciarías a todos tus poderes para ser bueno y llevar una vida normal?) -. El por qué – aún con todo ello – triunfa responde simplemente a una cuestión puramente emocional. Spider-Man: Sin Camino a Casa es un festival de fan service con cameos de todos tipos y colores que termina derrotando todos tus cuestionamientos a su sufrida lógica interna. Es la versión de Sony de Infinity War, plagada de dos millones de personajes con los cuales tenemos nuestro corazoncito. Es frecuente que uno se la pase gritando “Wow!” “No!!” “En serio???” y aplaudiendo de pie las ocurrencias del libreto. Y para estos duros tiempos que corren, quizás lo que precisa la gente es eso: emoción, recuerdos, admiración, dos horas y pico de pura pasión antes que una historia escrita con coherencia.

En general los filmes de Watts de la saga siguen mas o menos la misma lógica: primer acto lleno de fuegos artificiales y artistas invitados, segundo acto serio y sombrío con Spider en solitario y tercer acto tirando todo por la ventana y terminando en una nota altamente emocionante. El primer acto es lo esperado por los trailers, pero lo que sorprende es lo que sigue después. Strange y Spidey capturando villanos y viendo qué hacer con ellos, y los buenos sentimientos de arañita dominando todo – rebelándose contra el destino escrito, esto es, devolverlos a sus respectivas dimensiones para que perezcan como deben en sus luchas contra sus respectivas versiones de hombres araña -, lo cual va de ser un gesto increíblemente estúpido a un acto de enorme altruismo. En realidad todo el filme termina por poner al Hombre Araña de Holland en un plano de suprema nobleza que lo resalta como héroe como nunca antes. Incluso después de que Watts apañe otra rebuscada versión de un dogma infaltable de la mitología de Spidey y aparezca por primera vez – en esta etapa – el tan mentado “con un gran poder…”.

Spider-Man: Sin Camino a Casa es una película que te gana a pura emoción. La convivencia de los villanos en la “clínica” que Peter arma en el departamento de Happy Hogan es muy cómica y los actores se sacan chispas. Y hasta un terrible sobreactor como Willem Dafoe termina por redondear su Green Goblin, hacerlo demente y malvado y generando su mejor versión. Alfred Molina es un toque de distinción como siempre, Jamie Foxx roba risas, Holland brilla… y los cameos esperados te roban el corazón, siendo la cereza del postre de una increíble aventura construida exclusivamente sobre el fan service.

Si como filme Spider-Man: Sin Camino a Casa no es sólido como otras entregas del personaje – nada va a opacar esa obra maestra que es Spiderman 2 -, es un show a pura alegría, emoción y festejo, y creo que es la mejor manera de terminar este pútrido año 2021. Oh, si, da pie para una nueva trilogía, una que amenaza con ser mucho mas tradicional que los disparates pasados de rosca que Watts y su equipo de creativos nos ha reservado hasta ahora.

EL HOMBRE ARAÑA

La saga moderna de Spiderman se compone de: Spiderman (2002), Spiderman 2 (2004) y Spiderman 3 (2007). El Sorprendente Hombre Araña (2012) es el reboot de la franquicia y el comienzo de una nueva trilogía (que quedaría inconclusa), seguida por El Sorprendente Hombre Araña 2: La Amenaza de Electro (2014). En el 2017 Marvel tomaría las riendas del personaje y lo integraría al MCU, comenzando con su participación en Capitán América: Guerra Civil (2016) y siguiendo con sus aventuras en solitario Spiderman: Regreso a Casa (2017) – Spider-Man: Lejos de Casa (2019) – Spider-Man: Sin Camino a Casa (2021). Sony armaría un universo cinemático propio a partir de los villanos del Hombre Araña (aunque sin mencionar a este) en el 2018, comenzando con Venom (2018) – Venom: Carnage Liberado (2021). En el 2018 llevaría a la pantalla grande una aventura animada con la versión de Miles Morales del personaje en Spider-Man: Un Nuevo Universo (2018)

MARVEL CINEMATIC UNIVERSE

Fase UnoIron Man (2008) – El Increible Hulk (2008) – Iron Man 2 (2010) – Thor (2011) – Capitán America: el Primer Vengador (2011) – Los Vengadores (2012)
Fase DosIron Man 3 (2013) – Thor: Un Mundo Oscuro (2013) – Capitán América: el Soldado de Invierno (2014) – Guardianes de la Galaxia (2014) – Vengadores: la Era de Ultrón (2015) – Ant-Man, el Hombre Hormiga (2015)
Fase Tres: Capitán América: Civil War (2016) – Doctor Strange (2016) – Guardianes de la Galaxia Vol. 2 (2017) – Spiderman: De Regreso a Casa (2017) – Thor: Ragnarok (2017) – Pantera Negra (2018) – Vengadores: Infinity War (2018) – Ant-Man y la Avispa (2018) – Capitana Marvel (2019) – Vengadores: Endgame (2019) – Spider-Man, Lejos de Casa (2019)
Fase Cuatro: WandaVision (2021) – Falcon y el Soldado de Invierno (2021) – Loki (2021) – Viuda Negra (2021)- What If… (2021) – Shang-Chi y la Leyenda de los 10 Anillos (2021) – Eternals (2021) – Spiderman: Sin Camino a Casa (2021) – Hawkeye (2021) – Doctor Strange en el Multiverso de la Locura (2022)