Crítica: Reino de los Superhombres (2019)

Volver al Indice – crítica de Cine Fantástico y de Culto / una crítica del film, por Alejandro Franco


3 atómicos: buenaUSA, 2019: Jerry O’Connell (Superman / Clark Kent / Cyborg Superman), Rebecca Romijn (Lois Lane), Rainn Wilson (Lex Luthor), Patrick Fabian (Hank Hensaw), Charles Halford (Bibbo Bibbowski / el Eradicador), Cameron Monaghan (Superboy), Cress Williams (Steel / John Henry Irons)

Director: Sam Liu – Guión: Tim Sheridan & Jim Krieg, basados en la saga La Muerte de Superman de DC Comics

Trama: Superman ha muerto a manos de Doomsday y, después de varios meses, cuatro personajes – dotados de la capa roja y la S en el pecho – claman haber encarnado el espíritu del Hombre de Acero: Steel, un individuo dotado de una armadura de acero y un martillo indestructible; Superboy, un adolescente clonado por Lex Luthor a partir de células de Kal-El; Erradicador, una versión radical del kriptoniano, que actúa de manera robótica y liquida a todo criminal que tiene en su camino; y Superman Cyborg, que clama ser el Superman original cuyo cuerpo ha sido reconstruido con partes robóticas por parte de inteligencias alienígenas pacíficas. Los cuatro hacen ruido en la prensa y se encuentran presentes cuando la Liga de la Justiciaque desconfía de estos personajes y los considera impostores – está a punto de lanzar su nueva estación orbital llamada la Atalaya. Pero un agujero dimensional se abre sobre la base de lanzamiento, absorbiendo a los miembros de la Liga y dejando a los Supermanes luchando contra una horda de invasores alienígenas. Una vez derrotados, Lois Lane sospecha que todo ha sido un espectáculo montado para resaltar la figura de Superman Cyborg, quien recató personalmente a la presidenta de los Estados Unidos. Lane se aliará con John Henry Irons – el alter ego de Steel y el cual es un científico brillante cuya vida fue salvada por Superman en una ocasión, razón por la cual ha dedicado su existencia a ocupar su lugar de paladín de la justicia – y hasta con Lex Luthor para develar la conspiración que se oculta tras la apariencia benévola de Superman Cyborg. Pero los resultados serán sorprendentes y, lo que es peor, pondrá a toda la Tierra en peligro, sin que exista un superhéroe capaz de hacerle frente a una invasión alienígena que parece, a todas luces, tan imparable como sangrienta.

Arlequín: Crítica: Reino de los Superhombres (Reign of the Supermen) (2019)

Bizarra y rebuscada. Que la saga basada en la muerte de Superman haya sido un éxito de ventas extraordinario en la vida real no necesariamente implica que el material literario que la compone sea de calidad (es mas bien un astuto golpe de marketing). Y eso es lo que ocurre al trasladar la segunda parte de la historia a la pantalla, en Reign of the Supermen. Sí, es levemente mejor que La Muerte de Superman (sobre todo por las salidas del Lex Luthor que encarna Rainn Wilson) pero, por otro lado, muestra los peores vicios del mundo del comic: resurrecciones, personajes que aparecen de la nada, trama rebuscada (¿por qué el villano no activa la puerta dimensional – para la invasión de Darkseid y sus tropas – ni bien pisa la Tierra?), y deus ex machina a raudales. Es difícil discutir esto con un fan de las historietas de Superman porque, para esta gente, todo es canon y todos los culebrones que inventa la DC (y la Marvel en su segmento) son creíbles y sagrados (vean si no las discusiones en sitios como SuperHeroHype). Están acostumbrados a esta bazofia donde nada es permanente y los milagros abundan, pero la lógica brilla por su ausencia.

En un arranque de originalidad decidieron llamar al segundo capítulo Reino de los Supermanes, aludiendo a la historieta de prueba que Jerry Siegel y Joe Shuster mandaron a un fanzine en 1933, 5 años antes de publicar la primera aventura de Superman en el número 1 de Action Comics. Desde ya el filme y el comic de los años 30 no tienen nada que ver – al estilo de El Gabinete del Doctor Caligari el comic presentaba a un villano calvo (les suena?) que drogaba a un tipo común, le daba superpoderes y lo manejaba a su antojo para cometer crímenes en su beneficio; cuando el efecto de la droga pasaba, el tipo volvía a ser una persona normal -. Aquí hablamos del Reino de los Supermanes porque, desaparecido Kal-El, aparecen cuatro tipos de la nada portando la S en el pecho y la capa roja: un Superman cheto con ojos rojos y lentes amarillos que se hace llamar el Erradicador y que es un vigilante en estado puro, arrasando con los criminales antes de meterlos presos; un pendex con toda la onda que Lex Luthor vende como si fuera un producto (y que termina siendo un clon con ADN mezclado de Supie y Lex), al que llaman Superboy; un triste engendro de metal, patética copia de Iron Man + Thor, llamado Steel (sí, sí, el mismo personaje que hizo Shaquille O’Neal en esa horrenda película de 1997) y que es un super genio científico portando una armadura inteligente y un martillo (oh, si…); y un Frankenstein llamado Cyborg Superman, un bicho de aspecto terrorífico con parte de las facciones del Hombre de Acero y cráneo y cuerpo hecho de metal. Todos aparecen al mismo tiempo y todos claman ser Superman reencarnado. Los cuatro salvan personas y combaten el mal, pero Erradicador anda como un robot, no se da con nadie y liquida de manera automática a los villanos; Superboy es un bobo que forma parte de un ambicioso plan de Lex que termina por dársele vuelta debido a la rebeldía del adolescente; Steel es un adorno carente de credibilidad (¿cómo un tipo con armadura de acero puede pelear de igual a igual con copias tan superpoderosas como Superman??) y sólo existe para darle un aliado a Lois Lane a la hora de desconfiar de los otros tres e investigar su verdadera naturaleza;  y el Superman Cyborg que parece el mas derecho de todos, sólo que de vez en cuando entra en cortocircuito y se le mezclan recuerdos que no son precisamente de Kal-El…

Sip, acá hay mucha piña / patada y ultra destrucción, pero también es cierto que el espectador común – que ama el Superman cinematográfico de peliculas y dibujos animados y no conoce (o detesta) los vericuetos de la versión de las historietas – rechina los dientes la mitad del tiempo con las ocurrencias del libreto. La Liga de la Justicia es transportada a otra dimensión así que lo suyo son gloriosos cameos, los cuatro super tipos se matan a trompadas entre sí, y hay una invasión de Darkseid que solo puede ser detenida si Lex Luthor se suma al bando de los buenos. No es la trama de la historieta original – con otro villano, Mongul, detrás de la invasión y destruyendo Coast City, Jonathan Kent en coma y encontrándose con su hijo adoptivo en sueños, y el Erradicador sacrificándose para darle sus poderes a un Kal-El moribundo -, pero tampoco es una resolución prolija. Lo que es peor, hay momentos donde el último hijo de Kriptón aparece de entre los muertos y uno clama a gritos que pongan el inmortal tema musical de John Williams…. en vez de esa cosa genérica escrita por Frederik Wiedmann. Por último, en el clímax hasta el mayor de los superhéroes termina traicionando su esencia – no matar – aunque dos segundos antes había dicho lo contrario.

Reign of the Supermen pertenece a esa clase de aventuras de superhéroes que no me gusta, donde todo es golpe de efecto y el suspenso brilla por su ausencia. Sí, es entretenida y es algo mejor que la primer parte, pero Superman ha visto aventuras mejores en sus presentaciones animadas. Me parece ok para ver por cable pero no para comprar el DVD, y espero que la gente de animación de la Warner reflote mejores historias para el héroe mas grande de todos los tiempos.

LA SAGA ANIMADA DE SUPERMAN

Superman: Brainiac Ataca (2006) – Superman vs Doomsday (2007) – All -Star Superman (2011) – Superman vs The Elite (2012) – Superman: Desatado (2013) – La Muerte de Superman (2018) – su correspondiente secuela Reino de los Superhombres (2019). En este portal también hemos comentado el motion comic Superman: Red Son (2009)