Crítica: Justice Society: World War II (2021)

Volver al indice de críticas por género / una crítica del film, por Alejandro Franco


1 atómico: malaUSA, 2021: Matt Bomer (Flash / Barry Allen), Stana Katic (Mujer Maravilla), Chris Diamantopoulos (Steve Trevor), Armen Taylor (Flash / Jay Garrick), Darren Criss (Superman / Clark Kent / Shakespeare), Liam McIntyre (Aquaman)

Director: Jeff Wamester – Guión: Jeremy Adams & Meghan Fitzmartin, basados en los personajes de DC Comics

Trama: Barry Allen está de visita en Metrópolis con su novia Iris West y se prepara para pedirle matrimonio. Pero su romántico picnic queda interrumpido cuando Braniac ataca la ciudad y Barry debe convertirse en Flash, dispuesto a ayudar a Superman para derrotar la amenaza. Evitando un ataque letal al Hombre de Acero Flash acelera mas allá de lo posible, entrando a la Fuerza de la Velocidad y viajando en el tiempo hasta los años 40. Así es que despierta en plena Segunda Guerra Mundial donde un grupo de superhéroes – conformado por Mujer Maravilla, otro Flash, Hourman, el Hombre Halcón y Canario Negro – combaten a los nazis. Mientras intenta descifrar lo que pasó Barry decide ayudar a estos superhéroes a luchar contra el mal… hasta que empieza a darse cuenta que está en otra versión de la Tierra donde nunca existió Superman, los nazis tienen armas de avanzada y van ganando la guerra, y los Atlantes son aliados de los nazis en su afán por dominar el planeta.

Crítica: Justice Society: World War II (2021)

Uy, qué mal… No, no estoy del tomate pero Justice Society: World War II es un filme que vivirá en la infamia dentro del universo animado DC. Es una película que promete mucho… hasta que empezás a ver que es un collage de ideas a medio cocinar o directamente “copiadas” de películas previas. La lista de sacrilegios es interminable: el casting suena aburrido y equivocado (a Matt Boomer, que siempre ha sido un gran Superman, lo metieron a hacer de Flash, un personaje que siempre precisa a un tipo con chispa para hacerse el simpático y canchero… por favor, que alguien llame a Nathan Fillon!!), el filme no tiene empacho a afanarse tanto la música como la idea central de Donde las Aguilas se Atreven (ese clasicazo donde Clint Eastwood y Richard Burton atacaban una fortaleza nazi y se sentía como una de James Bond ambientada en la Segunda Guerra Mundial… una película fabulosa que figura entre mis favoritas!), las peleas tienen cero de originalidad – especialmente cuando copian flagrantemente la refriega de la Mujer Maravilla contra los alemanes de la película de Patty Jenkins (!!) -, la historia no tiene mucho sentido ya que podría transcurrir perfectamente sin la presencia del Flash del futuro, tiene ocurrencias de último momento ridículas (nazis y atlantes aliados para conquistar el mundo! ¿¡WTF?!), la existencia de un Superman anónimo que prefiera laburar de reportero antes que salvar gente suena atroz, hay un villano ignoto que simplemente desaparece al final… y, lo que es mas aberrante, es que el filme no tiene clímax. Así como lo escuchás: los malos no reciben su merecido, no hay transición ni moraleja, Flash vuelve a su tiempo y ¡chim púm!. Créditos finales.

Hay demasiadas cosas copiadas. Aparte de Where Eagles Dare y la película de Mujer Maravilla el director Jeff Wamester no tiene empacho en afanarse los trucos que aplicaba Quicksilver en X-Men: Días del Futuro Pasado haciendo que el velocista haga que la gente se golpee entre si, desviando balas con el dedo… oh Dios… Yo entiendo a un director vago que cree que todos los que vemos esto somos millenials descerebrados que no ven nada que sea mas viejo que 1990 y no venga en HD (y por eso tiene el tupé de copiar alevosamente Where Eagles Dare) pero la de X-Men y la de la Mujer Maravilla la vimos todos… ¿No tenés un poco de amor propio en darte cuenta que todo el mundo se va a dar cuenta de lo que hiciste?. ¿Tanto te costaba inventar una pelea un poco original?.

Acá hay una ensalada de todo, con un Flash actual viviendo en un mundo (sip, nosotros vivimos en una sociedad…) donde no existe la Liga de la Justicia y al irse de mambo con la Fuerza de la Velocidad, termina en el pasado / un mundo paralelo con la Sociedad de la Justicia actuando como anónimos comandos superpoderosos a las órdenes del presidente Roosevelt y dándole caña a los nazis en Europa… aunque nadie puede explicarme por qué Flash no va a Berlín y liquida al enano ridículo con bigotito a lo Chaplin, terminando la guerra en dos segundos (son esas explicaciones omitidas como la de por qué Ant Man no se le metió en el esfínter a Thanos y pulsó “agrandar” en su traje en Infinity Warmuerto el perro, terminada la rabia!). Flash vintage le explica algunos trucos a Flash nuevo, está Hourman y Hawkman de relleno, Canario Negro para una mayor diversidad de casting y algún cameo del Doctor Fate por ahí. Steve Trevor es un acosador que persigue a Diana para que se case con él todos los días, y el filme pulsa el botón de autodestrucción cuando pone que los atlantes son los aliados de los nazis en la tarea de conquistar el mundo. El drama es que ni los atlantes ni los nazis, ni siquiera el monigote con poderes mentales que maneja a Aquaman recibe su castigo sino que Flash simplemente vuelve, le tira la idea de crear una liga de superhéroes a Supie y le propone casamiento a Iris mientras hacen un picnic. Así nomás.

El universo animado DC debe dejar de sacar películas originales. Lo último que ha ido presentando ha sido horrible. Debe dedicarse a lo suyo, que siempre fue adaptar las grandes novelas gráficas de la editorial – como la inminente The Long Halloween -. Lo que hizo acá fue quemar recursos y la marca con una aventura menor que mediocre. No hay control de calidad, es un pastiche que alevosamente toma cosas de todos lados (y de cosas muy conocidas, para peor) y ni siquiera las mezcla como corresponde o de manera excitante. La idea de superhéroes versus nazis suena gloriosa pero lo que hay acá es un bodrio. Es creatividad perezosa, es algo cocinado a las apuradas, es falta de sentido común para ver que ésto no es excitante. Es cierto, mi cultura cinematográfica a veces me juega en contra – vi bastante películas como para saber si tal o cual idea es original o la tomaron de algún lado – pero acá ni siquiera se molestaron en camuflar lo que “tomaron prestado” de filmes de 10 / 15 años a la fecha. No, DC: así las cosas no van.

LA SAGA ANIMADA DE LA LIGA DE LA JUSTICIA

Liga de la Justicia: La Nueva Frontera (2008) – Liga de la Justicia: Crisis en Dos Tierras (2010) – Liga de la Justicia: Doom (2012) – Liga de la Justicia: la Paradoja del Tiempo (2013) – Liga de la Justicia: Guerra (2014) – Liga de la Justicia: Dioses y Monstruos (2015) – Justice League vs Teen Titans (2016) – Liga de la Justicia Dark (2017) – Justice League vs the Fatal Five (2019) – Justice League Dark: Apokolips War (2020). En 2021 Warner / DC lanzó Justice Society: World War II (2021), basada en la Sociedad de la Justicia, el antecedente vintage de la Liga.