Crítica: Jumanji: el Siguiente Nivel (2019)

Volver al Indice – crítica de Cine Fantástico y de Culto / una crítica del film, por Alejandro Franco


4 atómicos: muy buenaUSA, 2019: Dwayne Johnson (Bravestone), Kevin Hart (Mouse), Jack Black (Oberon), Karen Gillan (Ruby), Awkwafina (Ming), Nick Jonas (Seaplane), Danny DeVito (Eddie), Danny Glover (Milo)

Director: Jake Kasdan – Guión: Jake Kasdan, Jeff Pinker & Scott Rosenberg, basados en el libro de Chris Van Allsburg

Trama: Han pasado dos años desde que Spencer y sus amigos corrieran todo tipo de aventuras en el mundo fantástico de Jumanji. Pero ahora está depresivo y solo – se ha peleado con su novia Martha, le va mal en la universidad – y está convencido de que él solo vale cuando está corriendo en las junglas de Jumanji. Reactivando el juego, Spencer regresa a Jumanji justo al mismo tiempo que sus amigos regresan al pueblo y van a buscarlo a su casa. Absorbidos por el videogame, los chicos no caen en la jungla sino en el siguiente nivel del juego, el cual es mucho mas complicado y mortal. El problema pasa porque los poderes de sus personajes han disminuido y, lo que es peor, el juego ha absorbido sin querer al abuelo de Spencer y a un viejo amigo de éste que estaban de visita en su casa. Ahora el doctor Bravestone tiene la personalidad del abuelo de Spencer, Mouse Finbar la del octagenario amigo del abuelo de Spencer, Fridge se ve como el obeso profesor Oberon y Martha… sigue siendo Ruby Roundhouse. Y mientras que de Spencer no hay rastros, el grupo deberá lidiar con los ancianos que no tienen ni idea de lo que es un videojuego, son repetitivos y están distraídos a la hora de actuar.

Crítica: Jumanji: el Siguiente Nivel (2019)

Jumanji: The Next Level es divertida y punto. Ohh, no es un dejo de originalidad, es un reciclado de lo anterior con un par de pluses. Básicamente la saga Jumanji copia la misma mecánica de la saga Ocean’s Elevenes decir, estos tipos tienen tanto carisma que podemos divertirnos con ellos aun cuando estén en pantalla durante dos horas leyendo el diario –  donde el cast es el que hace el entretenimiento. La trama es la misma – otra joya mágica robada, otro villano pamentero, incómodos romances, incómodos cambios de almas y cuerpos – con el detrimento de que las aventuras adolescentes en el mundo real son un plomo insalvable. Uno no ve la hora en que sean absorbidos por el videojuego. Y cuando eso pasa, lo pasás bomba.

Esta secuela tiene un plus y una contra. El plus es que La Roca y Kevin Hart se matan de risa imitando a dos viejos decadentes (Danny DeVito y Danny Glover, qué falta de respeto por parte mía, por Dios!), y es lo mejor que tiene para ofrecer el filme. Los tipos probando sus nuevos físicos, sus nuevas caderas, hablando con los manerismos de DeVito y Glover, yéndose por las ramas a la hora de las explicaciones. La contra es Awkwafina, la nueva joya del cine indie (by The Farewell), a la cual no le encuentro gracia en ningún lado. Ni en The Farewell, ni en Ocean’s Eight (la cual terminaré de ver en algún momento) ni acá, que solo revive cuando se le pasa el alma de DeVito (porque hay unas aguas mágicas que hacen saltar las almas de un cuerpo a otro) y copia las cosas que The  Rock habia hecho con muchísimo mas éxito minutos antes.

El elenco lo es todo. Karen Gillan tiene mas protagonismo y es mucho mas badass, Jack Black ahora es el deportista negro que se queja de su gordura, y Johnson y Hart roban una escena tras otra. La acción es buena y la gracia está, aunque la originalidad se haya perdido y no todos los chistes sean tan graciosos como el filme anterior. Y, con una secuela anunciada en los créditos finales – que hace suponer que va a volver a las raíces de la Jumanji original, con los bichos del juego saliendo al mundo real e invadiendo el pueblo y con un cameo de Bebe Neuwirth (la tía de Kirsten Dunst en el original) -, me anoto desde ahora para verla.

JUMANJI

La saga de Jumanji se compone de: Jumanji (1995) – Zathura (2005) – Jumanji: En la Selva (2017) – Jumanji: El Siguiente Nivel (2019)