Crítica: Get Smart, Again! (El Regreso de Maxwell Smart) (1989)

Volver al Indice – crítica de Cine Fantástico y de Culto / una crítica del film, por Alejandro Franco


USA, 1989: Don Adams (Maxwell Smart), Barbara Feldon (agente 99), Bernie Kopell (Conrad Siegfried), Dick Gautier (Hymie), Robert Karvelas (Larrabee), King Moody (Shtarker), Harold Gould (Nicholas Dimente), Kenneth Mars (jefe Drury)

Director – Gary Nelson – Guión: Leonard Stern, Rod Ash & Mark Curtiss, basados en la serie homónima creada por Mel Brooks & Buck Henry

Trama: El mundo está en peligro… de nuevo. Un grupo de agente renegados de KAOS exige un rescate multimillonario a cambio de no destruir al planeta con su máquina del clima. Pero nadie conoce el funcionamiento de KAOS en la época actual ya que la agencia destinada a combatirlo – CONTROL – fue desmantelada a inicios de los años 70. Así es como deciden sacar del retiro a Maxwell Smart, el ex agente 86, para que forme un equipo con sus antiguos aliados y aniquile la amenaza que KAOS cierne sobre el mundo entero. ¿Podrá Smart salvar al mundo una vez mas… a pesar de todos sus errores y torpezas?.

Crítica: Get Smart, Again! (El Regreso de Maxwell Smart) (1989)

Comandante Drury: La paz en el mundo está en peligro!. Agentes de KAOS tienen una máquina que puede controlar el clima y convertir al planeta en un infierno!. Ellos pueden producir lluvia ácida, destruir cosechas y envenenar el agua!

Maxwell Smart: (asombrado). ¿Significa que lo pueden hacer mejor de lo que nosotros lo hacemos ahora?

No hay quien tenga mas de 40s y no ame a Maxwell Smart, el SuperAgente 86. Claro, la serie era de mediados de los 60 – surgida en plena euforia de la Bondmanía – pero vivió eternamente en repeticiones – tal como hacían otros enlatados inmortales, caso de Bonanza, Mannix, Misión: Imposible, SWAT y un vasto etcétera -, así que generaciones posteriores llegaron a verlo y a amarlo. Es un humor blanco, absurdo, genial y algo repetitivo, pero ahí está la gracia. Mas cuando era hijo dilecto de Mel Brooks – que dio algunas ideas iniciales, nada mas – y Buck Henry, quien le dio la impronta final a la serie.

El problema con una franquicia amada es intentar revivirla, y Get Smart se comió varios bodrios en ese sentido. Está La Bomba que Desnuda (1980), una película extremadamente barata y sosa (yo la llegué a ver en el cine en el momento del estreno y me dormí), la terrible serie de 1995 con Andy Dick como el hijo de Smart (y Don Adams y Barbara Feldon reducidos a tristes secundarios), y la tibia remake del 2008 con Steve Carell, que acertó en el personaje principal y tiene sus momentos pero la pifió en el lado de los villanos. Pero la única secuela con auténtico pedigree y estilo fiel al original es ésta de 1989 (9 años después de La Bomba que Desnuda, demostrando de que había interés por el personaje e intentando enmendar el error), en donde están todos los miembros principales de la serie (excepto Edward Platt que había fallecido en 1974) y que recrea a la perfección el humor de la tira.

Si hay un problema con Get Smart, Again! viene con el casting de los nuevos personajes (en especial el constipado John de Lancie, Q de Star Trek: la Nueva Generación, que se toma el papel demasiado en serio) y una dirección pedestre que da asco. Gary Nelson podrá haber dirigido capítulos de la serie original pero acá – con 90 minutos para llenar, con mas movimiento y acción – deja muchísimo que desear y parece casi un director amateur. Los dobles se notan, las peleas no tienen gracia, y Nelson solo triunfa en los planos estáticos que era el estilo original de la serie, en donde varios personajes dicen disparates. La mayoría de los chistes son reciclados (y unos cuantos nuevos le erran al blanco) pero hay otras ocurrencias extremadamente graciosas como cuando le explican a Smart cómo funciona un traje lleno de gadgets, el cual tiene el sabor del speech clásico de Abbott & Costello “quién está en primera base”. El otro es Larabee (Robert Karvelas), tremendamente despistado y con salidas fuera de lugar, el cual vive en el cuartel de Control regando las plantas porque el Presidente le dio la orden de permanecer en el puesto de trabajo… aún 20 años después de haber cerrado la agencia (y ahora la oficina parece una jungla); y Hymie, eterno ladrón de escenas, que trabaja como crash test dummy (!!) y tiene una programación emocional basada en telenovelas, con lo que se la pasa recriminando a otros miembros del grupo por qué no le escribieron, no lo llamaron ni le mandaron flores en todo este tiempo. Y por supuesto la dupla de Bernie Kopell (Sigfried) y King Moody (Shtarker), que son como una especie de nazis de cuarta, burócratas puros que operan lo que queda de KAOS – acá no hacemos “ush!”; a lo sumo festejamos con un pequeño “yahoo!” -.

Sin ser superbrillante ni original, Get Smart, Again! te saca sonrisas y te divierte. Es el regreso de una troupe mas que amada. El problema es que todos se conservan bien menos Don Adams y Barbara Feldon que parecen unas momias maquilladas (y eso que Adams solo tenía 63 años a la época). Pero aparte de eso, es una experiencia disfrutable… y se puede encontrar por un tiempo mas en Amazon Prime así que aprovechen la oportunidad.