Crítica: Dune (2021)

Volver al índice de críticas por año / una crítica del film, por Alejandro Franco

4 atómicos: muy buenaRecomendación del EditorUSA / Canadá, 2021: Timothée Chalamet (Paul Atreides), Rebecca Ferguson (Lady Jessica Atreides), Oscar Isaac (Duque Leto Atreides), Jason Momoa (Duncan Idaho), Stellan Skarsgård (Barón Vladimir Harkonnen), Stephen McKinley Henderson (Thufir Hawat), Josh Brolin (Gurney Halleck), Javier Bardem (Stilgar), Dave Bautista (“la Bestia” Rabban Harkonnen), David Dastmalchian (Piter de Vries), Zendaya (Chani), Charlotte Rampling (Reverenda Madre Mohiam)

Director: Denis Villeneuve – Guión: Jon Spaihts, Denis Villeneuve & Eric Roth, basados en la novela de Frank Herbert

Trama: Es el año 10.191. La Especia Mezclada es el mineral mas importante del universo y sólo se puede encontrar en el planeta Arrakis – un desierto interminable cubre toda su superficie, razón por la cual también se lo conoce por el nombre de Duna -. La Especia permite los viajes en el espacio en cuestión de segundos y amplían los estados de la mente, razón por la cual es cosechada con extremo cuidado. Pero Arrakis siempre fue un feudo explotado por la brutal Casa Harkonnen y ahora, en un sorpresivo giro del destino, la concesión de la Especie ha sido dada por el Emperador a la Casa Atreides. El Duque Leto Atreides sabe que se trata de una trampa – el Emperador tiene gran celo del enorme poder de su Casa, los considera una amenaza al trono y planea una conspiración para aplastarlos -, así que ha puesto en marcha un plan defensivo que consiste en armar una alianza de emergencia con la guerrilla local conocida como los Fremen. Pero los contactos con los locales van lentos, las instalaciones y maquinas dejados por los Harkonnen están destruidos o saboteados y los gigantescos gusanos de arena causan estragos en la cosecha. Impedido de cumplir la cuota semanal de Especia que exige el Imperio, Leto se prepara para la inevitable invasión… sin tomar en cuenta de que pueden haber traidores entre sus filas. Mientras tanto Paul – el hijo adolescente de Leto – ha comenzado a tener visiones de Arrakis en sus sueños. Paul es fruto de Leto y Lady Jessica, la cual es una concubina criada en la orden religiosa de las Bene Gesserit. Estas han estado esperando la llegada de un mesías desde hace milenios y, aunque la profecía dice que será una mujer, han monitoreado la actividad de Paul – el cual ha comenzado a manifestar poderes mentales -. Pero las cosas se saldrán de control en Arrakis, en donde el aire plagado de Especia terminará por producir un despertar en Paul, dándole poderes nunca antes vistos. ¿Acaso es Paul el Salvador del Universo del que la leyenda habló desde hace milenios?.

Crítica: Dune (2021)

Dune (1965) de Frank Herbert es, sin lugar a dudas, la novela de ciencia ficción mas importante de su tiempo. Fíjense sino en su contenido: drogas, estados expandidos de la mente, religiones paganas, convivencia en armonía con el medio ambiente, conspiraciones pergeñadas por las potencias de turno, guerrilla, la lucha por el dominio de recursos naturales escondidos en el desierto… wow!. Desde el movimiento contracultural estadounidense hasta el conflicto del petróleo con la OPEP, desde los hippies hasta la movida ecológica surgida a principios de los 70s, todo eso fue anticipado por Herbert en su monumental novela. Es, claro, un texto difícil de digerir por su densidad; pero uno plagado de capas y capas de temas de actualidad, escritos solo de manera metafórica.

El drama con una obra tan compleja e intrincada es que su adaptación bordea lo imposible. Alejandro Jodorowski quiso adaptarla en los 70s en una obra alucinógena de 8 horas con música de Pink Floyd, diseños de Moebius, Orson Welles como el barón Harkonnen y Salvador Dalí como el emperador. Semejante pire se cayó por el peso de sus propios excesos y ambiciones y los derechos sobre Dune flotaron en el aire hasta finales de la década, cuando Star Wars hizo capote en las taquillas y todo el mundo quiso tener su propia franquicia de space operas. Dino de Laurentiis se hizo con los derechos y trajo a David Lynch, quien cocinó su repudiada versión de 1984. Mientras que Dune (1984) es una maravilla en cuanto a cast y diseño de producción, el drama es que Lynch se enredó con la adaptación – quiso meter todo lo que la novela tenía en un único filme de 137 minutos – y la hizo densa y antipática. Público y fans de la novela la odiaron y, por mi parte, debo admitir que recientes revisiones del filme me hacen tender un manto de piedad sobre el mismo. Lo que ocurre es que Lynch es un tipo que desborda de originalidad y en Dune (1984) hay decisiones artísticas, toneladas de simbolismos y una imaginería visual que son realmente brillantes y únicas. Aun cuando haya sido un fracaso comercial todas las versiones posteriores de Dunesea la miniserie del 2000, los videojuegos, esta misma versión – han vivido a la sombra de lo que Lynch plasmó en pantalla. Si, los mecanismos dramáticos de la versión 1984 no son los mejores – la sobreactuación atroz abunda – pero la visión de un Barón Harkonnen volador, pustulento y perverso es una que resulta imposible de borrar, amén de la dignidad puesta por Kyle MacLachlan en el rol de Paul Atreides. Todo era impactante, fuera para bien o para mal. Fallida pero épica.

A Lynch le siguió la miniserie del 2000 y una secuela – que adaptaba dos novelas siguientes de la saga -, las cuales hicieron un mejor trabajo en la profundización y enseñanza didáctica de los complejos mecanismos que rigen el universo de Herbert. Es mas que posible que Dune, como tal, no sea material cinematográfico sino de miniserie – le ocurre a obras tan disimiles que van desde His Dark Materials hasta Fundación de Asimov – pero los estudios insisten con las sagas y las máquinas de hacer dinero en taquilla. Lo que precisa Dune es un Peter Jackson: un tipo que sea fan del material original, que lo reordene y simplifique sin perder el espíritu del texto y que, sobre todo, sea tan épico como didáctico.

La tarea recayó acá en Denis Villeneuve quien – después de Christopher Nolan – se ha convertido en el nuevo chico maravilla de la ciencia ficción cinematográfica. Basta ver lo que hizo Villeneuve en sus filmes anteriores de género – léase Arrival y Blade Runner 2049 – para darse cuenta de que es el hombre indicado para la tarea. Hace años que flota la idea de revivir la franquicia – y lo mas cercano que hubo fue un proyecto con Peter Berg a principios del 2000 – pero sólo ahora, con el auge de los efectos especiales, la búsqueda de franquicias multimillonarias y, sobre todo, la guerra muerte en el mercado del streaming es que Dune consiguió luz verde para ser concretada.

Lo que hace Villeneuve con Dune 2021 es titánico. Simplificó la trama – esto no es mas que una de intrigas reales a lo Shakespeare, con el emperador y los Harkonnen conspirando para derribar la próspera casa Atreides; los Atreides, conscientes de que la imposibilidad de cumplir las cuotas semanales de especie lo llevará a un enfrentamiento inminente e inevitable con el imperio y por ello debe armar una alianza de apuro con la guerrilla local – y tiró, al pasar, el tema de la herencia de superpoderes mentales que le corresponde a Paul por ser hijo de una Bene Gesserit – la orden de brujas que manipula el lado religioso del imperio con mano de hierro -. Chau explicaciones posibles sobre por qué no hay computadoras, robots o por qué todos usan naves de madera y cuchillos; el emperador no aparece (todavía) y mucho menos se ven los gusanos espaciales del Sindicato de Navegantes. Es todo mucho mas simple y con mas aire para tridimensionalizar los personajes. Ya no están las molestas intrusiones de Lynch donde todos escuchábamos las voces en off donde los personajes se preguntaban sobre si Paul es el elegido de la profecía – acá es mas sutil, es la gente susurrando 5 o 6 palabras en lengua extranjera y éso solo ocurre un puñado de veces -, e incluso la figura del duque Leto y Duncan Idaho, líder de la guardia real, adquieren estatura épica. Leto realmente es un estadista inteligente y generoso pero no un quedado o un almidonado y, en cuanto al otro, es simplemente Jason Momoa en su salsa. Por otro lado las Bene Gesserit apenas figuran – no son la presencia insidiosa, letal y constante de la versión de Lynch pero, bue, falta la segunda parte – y los Harkonnen son meramente mercenarios amorales. Atrás quedó la lascivia, acá solo hay negocios. Stellan Skargard es astuto y retorcido, pero carece de esa ampulosidad larger than life que tenía Kenneth McMillan – por lejos, lo mejor de la visión lynchiana -. Dave Bautista es mejor que su contraparte de 1984, mostrando a pleno el por qué del sobrenombre “la Bestia”, decapitando decenas de soldados enemigos capturados en cuestión de segundos y sin el mas mínimo miramiento.

Y luego está Timothée Chalamet. No tiene el porte real de MacLachlan, se ve mas virginal pero no por eso deja de ser menos pragmático. Es muy bueno sobre todo en las partes intensas – donde tiene visiones sobre Arrakis -, falta ver si en la segunda parte va a rebosar del carisma que precisa el rol. Su química con Rebecca Ferguson es simplemente excelente.

Mientras que las performances son bárbaras – y los momentos épicos son espectaculares; acá todo es masivo desde los palacios hasta las naves, cosa que me hace acordar a los Necromonger de Las Crónicas de Riddick -, hay algunas fallas. El relato simplemente se para a las 2 horas 30 simplemente porque no pueden meter mas metraje. El final es anticlimático. Las peleas con cuchillos se ven descremadas y, como líder Fremen, Javier Bardem es un error de casting. Sobreactúa, es teatralmente dramático, incluso los Fremen se ven demasiado estoicos. Honestamente los últimos quince minutos del filme – con Paul y Jessica encontrando a los Fremen – se ven como salidos de la película de Lynch de 1984. Falta que Stilgar le diga con tono ridículo “pero… Muadib!!” – tal como hacia atrozmente Everett McGill en la versión de Lynch, lo que sonaba a piropo gay! – para caer en las mismas fallas. Los Fremen deberían ser puro misterio, acción y pragmatismo pero parecen plagados de discursos, teatralidad y reglas estúpidas.

Faltan cosas aquí – ¿y Feyd Rautha? – pero lo visto es brillante en un 90%. Falta ver el resto, ya que el filme no se sostiene en sus propios pies por falta de final. Con unos ajustes menores Dune 2021 puede ser un éxito arrollador – es la novela de Herbert hecha de manera mucho mas accesible y épica – pero falta ver si Warner / HBO le dan el visto bueno o sólo queda algo brillante e inconcluso… algo que ha ocurrido demasiado seguido en franquicias de fantasía y ciencia ficción que murieron al final de su primer capítulo.

LA SAGA DE DUNA

El libro de Frank Herbert tuvo dos adaptaciones: Duna (1984), dirigido por David Lynch; y Duna (2000), una miniserie dirigida por John Harrison. Children of Dune (2003) es su secuela y adapta los libros Hijos de Duna y El Mesias de Duna. Jodorowsky’s Dune (2013) es un documental que narra el fallido intento del cineasta chileno Alejandro Jodorowsky en rodar el libro de Frank Herbert a mediados de los años 70. Duna – Parte Uno (2021) es el inicio de una bilogía por parte del director Denis Villeneuve.