Crítica: Blues Brothers 2000 (1998)

Volver al indice de críticas por género / una crítica del film, por Alejandro Franco


USA, 1998: Dan Aykroyd (Elwood Blues), J. Evan Bonifant (Buster), John Goodman (Mighty Mack McTeer), Joe Morton (Cabel Chamberlain)

Director: John Landis – Guión: John Landis & Dan Aykroyd basados en los personajes creados por Dan Aykroyd & John Belushi

Trama: Han pasado 18 años desde la última aventura de los hermanos Blues. Ahora Elwood acaba de salir de prisión y descubre que su hermano Jake – así como muchos otros conocidos de su entorno – han muerto. Desolado, decide armar su propia familia y qué mejor que volver a reunir a la vieja banda y salir de gira. Pero en el camino se ha olvidado de devolver a Buster, un chico del antiguo orfanato donde fueron criados los Blues, y ahora la policía lo persigue por secuestro. Mientras tanto ha enrolado a amigos nuevos y viejos – incluyendo al hijo de su antiguo mentor Curtis – y se dispone a participar de un duelo de bandas en Louisiana… mientras los supremacistas blancos, la mafia rusa y las autoridades le pisan los talones.

Crítica: Blues Brothers 2000 (1998)

Déjà vu. Otro hermano Blues saliendo de la cárcel y esperando a ser recogido. Otra vez la misión de reunir a la banda. De nuevo Aretha Franklin echándole en cara sus faltas a su hombre. James Brown dando una nueva misión divina. Mas patrulleros masacrados de manera gratuita y otro final a toda pastilla. Después Dan Aykroyd se quejó de que las intenciones originales del estudio era crear una copia calco del filme original… ¿y terminó escribiendo esto?. Pero el principal pecado de Blues Brothers 2000 no es su falta de originalidad (rayos, el original tampoco era un dechado de creatividad) sino su monumental falta de gracia. Desde su caída en desgracia del olimpo hollywoodense (gracias al accidente en el set de The Twilight Zone: The Movie que le costó la vida a Vic Morrow y a dos chicos asiáticos) John Landis filmó un bodrio tras otro (Spies Like Us, Tres Amigos!, Un Detective Suelto en Hollywood IIIOscar!); y Dan Aykroyd no hizo nada tolerable desde Los Cazafantasmas y sus secuelas. Acá es Aykroyd desatado con los peores de sus vicios – hablando delirios a mil por hora con voz de narrador de película antigua como si siguiera en el set de Dragnet – y acaparando un centro de escena que definitivamente no le pertenecía. En la original Los Hermanos Caradura Belushi era todo y Aykroyd era el segundo banana que acompañaba los chistes sin destacar, algo para lo cual era muy bueno.

Pero acá Aykroyd se manda una parrafada tras otra y, lo que es peor, el libreto – su libreto!; no hay manera de echarle las culpas a otro – es un ejemplo flagrante de incoherencia interna. Acá quiere hacer otra cruzada a lo The Blues Brothers pero no hay orfanato ni hospital que rescatar, es simplemente el flaco que no quiere sentirse solo en la vida y empieza a arruinar la vida de los demás, escupiéndole a la cara su verdadero linaje a Joe Morton en menos de cinco minutos que lo conoce, secuestrando un pibe para que se haga cool y viva sus aventuras, peleándose con la mafia rusa y tapando sus consecuencias con una curita… Habla, habla y habla. Ni siquiera el inmenso talento de John Goodman (que se ve que la pasa bomba con el micrófono) ni B.B. King ni Aretha Franklin pueden reflotar tanta incoherencia y chatura.

Blues Brothers 2000 es un filme extremadamente indulgente, una pálida copia de las cosas que funcionaron de maravilla en la cinta original. Es como un intento desesperado de Aykroyd y Landis por resucitar un viejo éxito en vista de lo opaco de sus carreras en aquel momento; pero es un filme que no le sirve ni a los recién llegados a la franquicia ni a los viejos seguidores que adoraron la cinta original donde todo estaba hecho con amor y la energía y la inocencia y el carisma de Belushi dominaban la escena.